2 de septiembre de 1960 – Primera Declaración de La Habana

Primera Declaración de La Habana.

Primera Declaración de La Habana.

En agosto de 1960 se reunieron en la capital de Costa Rica los cancilleres de los gobiernos latinoamericanos con el propósito de lograr un documento en el que se declaraba el “peligro” que Cuba revolucionaria representaba para el hemisferio.

Como respuesta a la indignante “Declaración”, hecha por completo a espaldas de las masas latinoamericanas, el pueblo cubano, representado por más de un millón de personas, se reunió en la Plaza de la Revolución para patentizar su apoyo al Gobierno revolucionario.

La Primera Declaración de La Habana proclamó el derecho y el deber de los pueblos a erradicar de una vez y para siempre el dominio explotador del imperialismo y la oligarquía; denunció los planes agresivos del gobierno norteamericano contra la Revolución cubana; y ratificó la decisión del pueblo cubano de trabajar y luchar por el común destino revolucionario de la América Latina.

Luego de desmenuzar los infundios y premeditaciones plasmados en ese documento, Fidel caracterizó aquella reunión: “Se estaba afilando allí el puñal que en el corazón de la Patria cubana quiere clavar la mano criminal del imperialismo yanki”.

El líder revolucionario reiteró la decisión de Cuba de no admitir los tradicionales injerencismos en sus asuntos internos y expuso el propósito de los cubanos de avanzar en la construcción de una patria digna y soberana.

En ejercicio de esa soberanía, el pueblo cubano ratificó el establecimiento de relaciones diplomáticas con la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas y la República Popular China, y aceptó la ayuda solidaria que brindaban ambos países en caso de que la Isla fuera invadida.

Otros acuerdos trascendentes fueron los de cesar el Tratado militar con EE.UU., que desde años anteriores había impuesto la nación norteña a Cuba, y suprimir relaciones con el régimen de Taiwán.

El fervor revolucionario se desbordó cuando Fidel Castro rompió un ejemplar de la injerencista resolución de la OEA, negándole cualquier valor representativo de la voluntad de los pueblos americanos.

En un contexto caracterizado por continuas agresiones del gobierno estadounidense, opuesto al avance de la Revolución y de leyes populares que se habían dictado a favor de los campesinos y los trabajadores todos, la respuesta contundente de los cubanos fue la aprobación unánime de la Primera Declaración de La Habana.

El documento contiene principios que signan propósitos soberanos de la mayor de las Antillas y proclaman los derechos del hombre latinoamericano.

Sus proféticos vaticinios se materializan hoy en los avances políticos y sociales, y de cooperación mutua entre países latinoamericanos y caribeños.

Sin medias tintas, \”condena enérgicamente la intervención abierta y criminal que durante más de un siglo ha ejercido el imperialismo norteamericano sobre todos los pueblos de América Latina\”.

Y Añade: “…al extender la amistad hacia el pueblo norteamericano –el pueblo de los negros linchados, de los intelectuales perseguidos, de los obreros forzados a aceptar la dirección de gángsters–, reafirma la voluntad de marchar \’con todo el mundo y no con una parte de él.”

Fuente: Cuba.cu y Radio Surco

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s