MEROLICOS DEL DISEÑO GRÁFICO Y LA FOTOGRAFÍA

Tarjeta postal producida por merolico.Hace ya algún tiempo, un amigo que recién estrenaba su PC, me pedía que le enseñara un poco de computación y lo adentrara en algún software para realizar algunas tareas de diseño gráfico y ganarse así la vida. Estaba pensando él en hacer diplomas, publicidad, montajes fotográficos, edición de vídeos para quince y bodas… todo muy de moda en Cuba en estos días —puede ser que también en otras partes del mundo—, y que reporta cuantiosos dividendos con un buen marketing de por medio.

Este hecho, desgraciadamente, ocurre con bastante frecuencia por estos lares… Para algunos la fórmula es infalible: comprar una PC y una cámara digital, aprender lo elemental de Windows, instalar Photoshop, usar algunas herramientas de recorte, descargar fondos de internet y fotos de artistas famosos… y ya está todo listo para inmiscuirse en una profesión en la cual no ha recibido ninguna o poca preparación técnica ni teórica. Ya estamos ante el merolico* del diseño y la fotografía, que inmediatamente es aupado por el mal gusto de clientes dispuestos a recibir más de lo mismo.

No es de extrañar entonces la abundancia de productos gráficos de dudosa calidad estética y técnica, sin ninguna intencionalidad en el mensaje, cargados de efectos, extrusiones, luces y sombras, estrellitas y globitos de todos los colores, siluetas mal recortadas y peor pegadas sobre fondos cada vez más inverosímiles… un verdadero kitsch digital que inunda por igual presentaciones de tesis, tarjetas postales, vídeos de familia, álbumes fotográficos, y peor aún, algunas piezas de diseño de las cuales esperaríamos mayor rigor profesional.

 

La formación de un diseñador gráfico y de un fotógrafo requiere conocimientos de complejas disciplinas y el aprendizaje de muchas técnicas, no se improvisa de un día para otro, requiere práctica y talento. Es un profesional, tal como un arquitecto o un ingeniero… a nadie se le ocurriría aprender computación y empezar a diseñar puentes y edificios… lo más seguro es que se desplomen. Así mismo ocurre con la obra creada por diseñadores y fotógrafos improvisados, se desploman al primer golpe de vista, a pesar de que —no puede negarse— gusten al sector de la clientela que los contrata.

Pero también el informático y el ofimático —y no quiero buscarme la enemistad de ninguno de ellos— han invadido con bastante impunidad el terreno del diseñador gráfico. Muchos excelentes profesionales de estas y otras disciplinas relacionadas creen que basta un software como Photoshop, Corel Draw o Ilustrator para prescindir del conocimiento y la experiencia del diseñador gráfico o el fotógrafo. Lo vemos diariamente en productos ya con cierto rigor profesional, como puede ser un sitio web muy bien programado, cuyos banners, colores, logotipo son un verdadero desastre visual… en libros y revistas con un uso indiscriminado de la tipografía en sus páginas y cubiertas, que por demás, desentonan con el contenido; y en gran parte de la propaganda gráfica y la publicidad que nos rodea. Y es que las tareas de redactar slogans, escribir un artículo, diseñar, fotografiar, filmar, programar, buscar la documentación, crear una multimedia, un spot o una infografía, deben ser realizadas por especialistas bien preparados en esas disciplinas.

¿Por qué todavía no está generalizado el trabajo en equipo? Es más, en algunos lugares todavía se duda si crear un equipo o no, cuando ya es una práctica casi universal. Si cualquiera de estos profesionales trata de invadir el terreno del otro estamos perdiendo calidad en el producto final… la colaboración entre las diversas disciplinas se impone para posicionarnos verdaderamente en un entorno audiovisual que nos abruma con mensajes publicitarios y anula nuestra capacidad de seleccionar —aunque parezca paradójico— precisamente por exceso de información y de canales que la transmiten.

* Personaje del folklore urbano en Cuba, dedicado a vivir de la reventa de productos, o a negocios casi siempre subterráneos, bordeando la ilegalidad en la mayoría de los casos.

Una respuesta a “MEROLICOS DEL DISEÑO GRÁFICO Y LA FOTOGRAFÍA

  1. Es preocupante en verdad lo que está sucediendo con el diseño y la fotografía en manos de improvisados, y lo peor es que a muchos les gusta. Qué horror las fotos de 15, por ejemplo; las jovencitas aparecen en los ambientes más insospechados y acompañadas de personajes que únicamente en sueños pueden estar a su lado. Ojalá al final se imponga el buen gusto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s