CONTRA LOS EXCESOS EN EL LENGUAJE DE GÉNERO

LectorES y lectorAS de este blog: Desde hace algún tiempo los medios de comunicación se están haciendo eco de una costumbre, que de seguir su curso, convertirá a nuestra bella lengua materna en un enrevesado idioma, difícil de entender, y plagado de repeticiones innecesarias. Se trata del llamado lenguaje de género, impulsado por algunas organizaciones feministas, políticos y otros entes afines, que preconizan una lucha sin tregua contra la Academia de la Lengua Española, acusándola de discriminatoria con el sexo femenino, y la insertan dentro de aquella batalla, que sí es verdadera, por reivindicar los derechos politicos y sociales de la mujer.

Hasta el signo de arroba ha irrumpido en nuestro idioma con un significado absurdo.El tema me viene a la mente cada vez que oigo en la TV Cubana un mensaje que anuncia “el fin de la programación dedicada a los niñOS y las niñAS“… diariamente antes del noticiero de las 8 p.m. Hoy me decido a escribir sobre el tema, pues siempre me ha parecido absurdo ver en este simple detalle gramatical una forma de discriminación y violencia contra las mujeres.

Y todo porque las normas gramaticales del español otorgan al masculino un sentido de género referencial para los dos sexos. Así, por ejemplo, con la palabra hombre podemos designar a una persona del sexo masculino específicamente, pero también contiene una referencia al género o a la especie, que incluye a las personas del sexo opuesto. E igual ocurre con niños, perros, gatos, etc., lo cual hace innecesario estar constantemente repitiendo el mismo sustantivo con la terminación AS para abarcar explícitamente al otro sexo.

Es esa rebeldía sin causa contra la Academia de la Lengua y sus normas gramaticales la que está maltratando nuestra lengua, mediante la lengua de algunos bienintencionados luchadores contra el llamado sexismo lingüistico. Así lo ve el periodista español Carlos Sandoval, en un artículo publicado recientemente.

«Se trata, como es obvio, de una perversión lingüística ya que se destroza, maltrata y golpea la ortografía, la gramática y el diccionario. Algo que hubiera estado bien en boca de Cantinflas, pero no en las de las cultas y encopetadas hembristas. Por ello no tengo la menor duda de que el feminismo se ha extralimitado en sus propuestas lingüísticas, lo que ha venido a crear un nuevo cantinflismo… Cuando Jesús dijo: “Dejad que los niños se acerquen a mí”, ¿discriminó a las niñas? Desde luego que no, pues la Real Academia Española dice que cuando los sustantivos designen seres animados, el masculino gramatical se emplea para denominar a todos los individuos de la misma especie, sin distinción de sexo. Tampoco la frase: “El hombre es el único animal racional”, excluye a las mujeres. ¿O sí?»

Para satisfacer este reclamo seudofeminista, cientos de mensajes, discursos, páginas web y hojas impresas apelan a este nuevo tipo de cursilería linguística moderna de las barras (os/as, do/da), desdoblamientos (diputadOS y diputadAS, niñOS y niñAS) e incluso acuden al tan de moda signo @ (hombr@s, ciudadan@s), punto culminante del maltrato a la hermosa lengua de Cervantes.

Espero que la publicación de este comentario no me gane la antipatía de algunAS y algunOS partidariOS/AS de estos enfoques de género en el lenguaje, ni el epíteto de sexista o machista por oponerme a que se desvirtúen las normas de la Real Academia de la Lengua… soy partidario de la plena igualdad de la mujer y apoyo sus luchas por lograr sus derechos politicos y sociales, pero también me interesa la salud y la belleza de nuestro idioma, y me opongo a que se le dañe en una batalla mal enfocada, que tiene escenarios mucho más importantes más allá del uso de los artículos LA o LAS, las barras o el signo @.

Gracias, a los amig@s estudios@s del idioma, y ciudadan@s en general, que han llegado al final de este artículo. L@s invito a comentar sobre el tema, aunque no estén de acuerdo…

7 Respuestas a “CONTRA LOS EXCESOS EN EL LENGUAJE DE GÉNERO

  1. Lázaro Sarmiento

    Estoy completamente de acuerdo con sus planteamientos. Esa falsa diversidad o hipocrecia lingüística en el lenguaje de género no es lo que va a eliminar la desingualdad entre los sexos.

  2. que desafortunado encuentro con este blog ya que esboza el pensamiento simplista de alguien que por comodidad a la hora de hablar prefiere ignorar una realidad mundial como lo es la reivindicación de los géneros y aunque le parezca señor una tontería o un abuso el uso de la terminaciòn AS o los artìculos LOS/LAS debe tener presente que es una reivindicaciòn de derechos y no una cursileria como usted lo menciona, por que a mi parecer es mas rìdiculo el seguir defendiendo un sistema obsoleto Y MACHISTA como lo es el sistema gramatical castellano, no se olvide que el lenguaje es ante todo orgànico y cambia con el devenir de cada dìa y con los acontecimientos sociales, no se puede ser tan ciego para no reconocer un cambio como el la inclusiòn del lenguaje de gènero y aferrarse a gramàticas fuera de contexto y discriminatorias

  3. Señora milena:
    Sabrá usted que, precisamente por la organicidad del lenguaje, se produce una evolución del mismo que lo lleva hacia la simplificación: decir más con menos palabras. Es lo que se llama economía del lenguaje.
    Por tanto el uso de dos palabras para referirse a un concepto al que es posible hacer referencia con una sola, es algo que va contra las reglas de la evolución del lenguaje y que NO TIENE FUTURO EN EL USO REAL DEL LENGUAJE.
    No se trata simplemente de una cuestión de comodidad, sino de versatilidad del lenguaje. Luche usted por la igualdad REAL de la mujer trabajadora y déjese de pamplinas.

  4. Virginia Torres del Toro

    Yo no me preocuparía por esa “involución” del castellano. El lenguaje está siendo destrozado día a día por los jóvenes y los no tan jóvenes en el uso de las redes sociales y los teléfonos celulares. Ellos sí que “economizan” las palabras, la mutilan, las destrozan, las empobrecen, las pervierten. De eso sí me preocupo yo. Eso sí me duele. Lo otro es pérdida de tiempo.

  5. Jacqueline González

    Hola. Entonces, ¿fue desde Cuba que Venezuela se copió esta burrada que ha sido “institucionalizada” en nuestra Carta Magna? Todos los santos días, posteo esto en mi Twitter: “La RAE NO acepta el uso REDUNDANTE del fem. y masc: “ciudadanos y ciudadanas; usuarios y usuarias; todos y todas”; etc. ¡Es innecesario!”. Estos chavistas quieren cambiarnos hasta la forma de hablar. Saludos.

  6. Jaja si de eso se trata, entonces con mi lado ultra feminista diré: si con indicar un sólo género es suficiente, por evolución y economía; por qué se emplea el masculino para designar ambos, por qué no se lo hace con el Femenino? No que existen más mujeres que hombres en el planeta?
    Jajaja
    En fin…

  7. Dionicio Barrales Leal

    Creo que los idiomas se enriquesen cuando incluyen términos y acomodaciones para expresar mejor la realidad a la que se dirigen.
    Por que tener miedo a la INCLUSION?; a que en los mensajes quede explícito que estamos nombrando a niños y niñas, por ejemplo. El idioma espanol en América Latina; por ejemplo, se ha enriquecido con palabras/ideas de los idiomas de las Primeras Naciones (perdon: sabian Uds. que tambien se buscan nombres para designar a los que en un momento se les generalizo con el termino de INDIOS). No sera acaso que lo añejo, suítico, discriminatorio, racista, sexista, no acepta los cambios, ni siquiera en la lengua. Menos por supuesto en la realidad y condiciones sociales. Creo que no todo está escrito en piedras… Dionicio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s