CHE: DE VALLEGRANDE A SANTA CLARA


Después de encontrados, los restos del Guerrillero descansan en un Mausoleo en la ciudad de Santa Clara.

Después de largas y minuciosas investigaciones históricas y de trabajos geológicos de científicos cubanos apoyados por personal especializado de otros países, fueron encontrados en una fosa común los restos de siete miembros de la guerrilla boliviana, entre ellos los del comandante Ernesto Che Guevara, en la parte vieja de la pista de aviación de Vallegrande, poblado a 240 kilómetros de Santa Cruz, la capital departamental.

Después de encontrados, los esqueletos se fueron numerando según su aparición, y posteriormente fueron sometidos a un minucioso análisis, que incluyó estudios odontométricos (medición de las coronas de los dientes) y odontoscópicos (análisis de las coronas). En la identificación de los restos se aplicó la técnica de superposición cráneo-fotográfica por sistema computarizado.

Los restos ya identificados, fueron trasladados posteriormente a Cuba donde recibieron el homenaje de todo el pueblo, e inhumados en el mausoleo de la Plaza de la Revolución Ernesto Guevara de la ciudad de Santa Clara el 17 de octubre de 1997.

HACE ONCE AÑOS DEL HALLAZGO

El 12 de julio de 1997 el mundo se estremeció con la noticia del hallazgo de los restos del Che. El arqueólogo Roberto Rodríguez integró el grupo multidisciplinario que desde diciembre de 1995 hasta junio de 1997, estuvo en la búsqueda de los restos del Comandante Guevara y los demás guerrilleros enterrados en Valle Grande, Bolivia.

Pedagogo de formación y arqueólogo de profesión, cuenta Roberto con una erudita cultura, cualidad que demostró en la conferencia magistral impartida a los participantes de la Conferencia Internacional “La formación del hombre nuevo en la Ciudad del Che”, en la que abordó una faceta no estudiada del Comandante de América: su pasión por la arqueología, ciencia que Ernesto Guevara llegó a dominar y que aplicara de manera creadora durante sus dos viajes por Sudamérica, junto a Alberto Granado primero, y con Carlos Calica Ferrer, después.

Bajo la intensa emoción revivida con la exposición del documental: “El vano intento de esconder la luz”, que narra el proceso de búsqueda y localización de los restos del Che y de 22 guerrilleros más, el afable interlocutor concedió esta entrevista al periodista Narciso Ramírez, del periódico Vanguardia.

—En conversación con Ignacio Ramonet, Fidel Castro afirmó que encontrar los restos del Che había sido un hecho milagroso, ¿por qué?

—Había mucha oscuridad alrededor del probable lugar del enterramiento del Che y del resto de los guerrilleros, lo que hizo difícil la búsqueda.

«Se estableció una metodología científica y poco a poco se fue cerrando el círculo al contrastar las versiones de los lugares de su enterramiento con la experiencia práctica en el terreno.

«Inicialmente era una enorme área de estudio, y con el apoyo de la moderna tecnología empleada radiografiamos, prácticamente, centímetro a centímetro el terreno.

«La filosofía no era encontrar una aguja en un pajar, al contrario, encontrar el pajar que contenía la aguja; de ahí que se estudiase palmo a palmo la geografía de Valle Grande. Se contaba con la información fidedigna de que allí estaba enterrado el Che y otros combatientes más, incluidos Tania, única en un féretro, y el grupo de Joaquín, caídos en la emboscada de Vado del Yeso.

«Felizmente en la estratificación del suelo había mucha homogeneidad, lo cual sugería que el buldózer que había abierto la oquedad en 1967 para el enterramiento tenía que haber roto ese frágil estrato, que no se recompone nunca más. La tarea duró mucho tiempo, pero al final obtuvimos los resultados.»

—Jorge González, al frente del grupo cubano de búsqueda y hoy rector del Instituto Superior de Ciencias Médicas (ISCM) de Ciudad de La Habana, declaró que el 28 de junio de 1997, día del hallazgo de los restos del Che, fue excepcional en su vida y en la de todos ustedes. En lo particular ¿qué sintió usted?

—Estábamos muy tensos, porque la situación alrededor del asunto era complicada, y bajo esa presión hicimos en los últimos días un maratón de trabajo que duraba casi las 24 horas.

«Permanecíamos en el terreno hasta que oscurecía, luego comíamos y seguíamos toda la madrugada en el procesamiento de la información colectada. Al amanecer, de nuevo, al campo para hacer las excavaciones de comprobación.

«Cuando encontramos el cadáver del Che fue como una explosión. Todos nos abrazamos y lloramos de la alegría. Fue un momento inolvidable. Entonces pensamos en Nicolás Guillén cuando dijo que no porque lo escondieran bajo tierra iban a impedir que lo encontráramos.»

—También el Comandante en Jefe ha dicho que las autoridades bolivianas cooperaron, se dedicaron, ayudaron.

—Nos dieron todas las facilidades para que trabajáramos sin obstáculos, hay que reconocer que contribuyeron mucho a que lográramos los objetivos.

—Fidel significó con admiración el valor del hallazgo, cuando, refiriéndose al doctor Jorge González, afirmó: «¡qué mérito!» ¿Cómo lo valora usted?

—Yo creo que el gran mérito está en habernos dado el privilegio de participar en una misión como esa, que es única e irrepetible. Eso premia cualquier otra cosa.

Yo estoy conforme. Para mí ha sido, y lo repito, un privilegio que llevo conmigo, algo que nadie me puede quitar. No hace uno gala de eso, pues hay que pensar que fue un trabajo colectivo que involucró a decenas de instituciones científicas de Cuba y a más de 30 ó 40 investigadores. Todo el mundo puso su cerebro en función de una metodología de búsqueda y procesamiento de la información.

El mérito es colectivo y nadie puede adjudicárselo en lo personal. Cada cual puso su granito de arena.

—Después del Che, aparecieron los restos de Tania, Vilo Acuña y de varios revolucionarios más. Hoy faltan los de un cubano: Jesús Suárez Gayol, y de algunos bolivianos. ¿La búsqueda continúa?

—Sí, aunque no formo parte de ella. El objetivo de encontrarlos a todos se mantiene, y no se detendrá la búsqueda hasta conseguirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s