VILLA CLARA PEINA CANAS


La tercera edad tiene también sus formas de entretenimiento.«El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos», pudiera decirnos Pablito Milanés con su voz tierna y armoniosa. Pero cuando escribió aquella canción, tarareada por varias generaciones, apenas podía imaginar el acelerado envejecimiento de la población cubana, como parte de un fenómeno mundial desde entonces. 

Ver también Cuba, preocupaciones demográficas

Hoy se estima que dentro de cuatro décadas más de 2 mil millones de seres humanos tengan una edad avanzada en numerosos países, excluyendo los africanos. Para el 2025, Cuba también contará con 722 mil habitantes menos en los grupos etáreos correspondientes a las enseñanzas primaria, media y superior.   

Sin embargo, lo que muchos pronostican que ocurra en el mundo y en nuestra Isla dentro de un tiempo, ya sucedió en Villa Clara. Durante el 2004, la cantidad de personas que tenían 60 años o más superó aquí al conjunto que se encontraba entre 0 y 14 años. Esto significa que en la actualidad pueden salir más hombres y mujeres del mundo laboral activo que los que entren a él.

Según Marisol Fernández Figueroa, directora del Instituto Nacional de Seguridad Social (INASS) en el territorio, existen tres grados de envejecimiento: el incipiente, el moderado y el avanzado. «En esta última categoría se inscribe Cuba y, por supuesto, Villa Clara, que posee una tasa de 20 %, la más elevada del país», comenta al periodista Yoerki Sánchez Cuéllar, del periódico provincial Vanguardia.

De los trece municipios, el de mayor dificultad es Placetas, tercero más envejecido nacionalmente. Le siguen Cifuentes, Camajuaní, Remedios y Ranchuelo. Manicaragua resulta el más joven; aunque su tasa de envejecimiento se encuentra por encima de la media nacional. Todos sufren las consecuencias de esta problemática, por lo que resulta imprescindible encontrar soluciones para aliviar mayores daños al desarrollo socioeconómico.

Marisol Fernández explica que «otro dato digno de análisis es la proporción entre la cantidad de trabajadores y de jubilados. Hoy esa relación ha descendido de tal forma que hay un pensionado por cada 2.7 obreros villaclareños.

«Ello trae consigo que sean menos los que brindan su aporte al trabajo y también a las pensiones, que se financian, en parte, con las contribuciones de quienes desempeñan una labor. Actualmente, la provincia desembolsa más de 300 millones de pesos por este concepto, gracias a la obra de la Revolución, pues en otros lugares del mundo el Estado ha dejado de ser garante de la seguridad social», expone.
Esta compleja situación demográfica guarda estrecha relación con los bajos parámetros de natalidad y fecundidad registrados en los últimos tiempos en Villa Clara. En el 2007 existieron 8.8 nacimientos por cada 1000 habitantes, mientras que la cantidad de hijos por mujer resultó solo de 1.38. Más crítica aún se comportó la tasa global de reproducción (hijas por mujer), pues, al estar en 0.68, no garantiza el reemplazo generacional.

La tasa de mortalidad infantil y su impacto en la esperanza de vida de los cubanos señala otro de los rasgos más sobresalientes. Esta presenta una caída sostenida desde valores de 46.7 en 1969 a 5.3  defunciones de menores de un año por mil nacidos vivos en el 2007. Es decir, una reducción de casi siete veces en relación con el nivel registrado a fines de la década del 60.

EL FUTURO LLEGÓ TEMPRANO

Cuentan que en una ocasión alguien preguntó al notable físico Albert Einstein sobre el futuro, a lo que él respondió: «Nunca pienso en el futuro; llega siempre demasiado temprano». Los problemas demográficos del país, y especialmente, los de nuestra provincia, no vendrán mañana: ya están presentes. Pero sí pueden provocar efectos socialmente nocivos en los próximos tiempos

 si no se adoptan medidas urgentes. Para el investigador cubano Ernesto Chávez Negrín: «El envejecimiento no es un asunto que incumba solo —y tal vez ni siquiera principalmente— a los ancianos, sino que interesa a toda la sociedad. Representa un modo concreto que la población adopta para darse continuidad a sí misma. Más que un tema vinculado con el pasado, resulta una manera peculiar e históricamente novedosa de proyectarse hacia el futuro.»

En fecha reciente, José Luis Rodríguez, vicepresidente del Consejo de Ministros, dijo que Cuba aplica medidas para atenuar este fenómeno, el cual no se resuelve de manera simple con una estimulación material, como ocurre en Rusia, Francia y España.

Destacó, además, que el país necesita aumentar la natalidad, esfera en la que se aplican disposiciones para mejorar la atención a la infertilidad en las parejas con deseos de tener hijos. Precisó que un reto será dar oportunidades a la población femenina, que cuenta con mujeres jóvenes trabajadoras en edad fértil, para que tengan sus bebés —de ser posible más de uno—, a fin de recuperar la tasa de fecundidad, sin perder su inserción social.

En ese sentido, la disponibilidad de círculos infantiles será un asunto decisivo, por lo que se abrirán 9 mil capacidades más en todo el país para el próximo curso; de ellas, 2 mil 300 en Villa Clara.  

También señaló lo indispensable que resulta para la nación el incremento de la intensidad y productividad del trabajo, para enfrentar los desafíos del envejecimiento poblacional.

RAZONE LAS MODIFICACIONES

Los requisitos hoy vigentes de jubilación por edad, 55 años las mujeres y 60 años los hombres, fijados en la Ley 24 de 1979, vienen dados desde 1913, primera Ley de Seguro Social dictada en Cuba, para beneficiar fundamentalmente a los militares. En esa época existía un gran desempleo y una baja esperanza de vida; alcanzar el tiempo de servicios exigidos (25 años) era casi una utopía.

Por ello, ante los desafíos de nuestro tiempo, adquiere impostergable importancia la necesidad de modificar la referida Ley 24 y de incrementar en cinco años la edad de jubilación y los de servicios para uno y otro sexo. Este aumento se realizará poco a poco, con el objetivo de afectar lo menos posible a los trabajadores que estén próximos a la edad de retiro.

«Pero los cambios a la legislación también traen consigo ventajas», refiere Marisol Fernández. «Entre estas podemos destacar el nuevo cálculo de las pensiones, para que tenga mayor correspondencia con el aporte, el salario y la permanencia laboral de cada cual. Se propone, igualmente, que los pensionados por vejez puedan incorporarse al trabajo y devengar la chequera y el salario del cargo que pasen a ocupar.      «También puede percibirse más de una pensión de seguridad social a la que se tenga derecho, lo cual beneficia a los menores huérfanos de ambos padres, y

 a las viudas pensionadas, lo que fortalece el reconocimiento a la mujer trabajadora. En el caso del viudo, se le otorga la nueva oportunidad de optar por la pensión que le sea más favorable. Actualmente este beneficio es solo para las viudas.»

Las modificaciones contienen también que la pensión por invalidez total o parcial se otorgará con solo acreditar el vínculo laboral, con lo que se elimina el requisito actual de tiempo de servicio prestado. Además, proponen la incorporación de un régimen especial integrador de la seguridad social para los trabajadores por cuenta propia, con lo cual la cobertura abarcará a todos los obreros del país.

Durante los meses de septiembre y octubre, en  más de siete mil asambleas, los afiliados discutirán los cambios que necesita la Ley de Seguridad Social.

Según Marisabel Pérez Hernández, miembro del Secretariado Provincial de la CTC, «este será un proceso político, y lo más importante reside en que cada colectivo identifique el problema en su propio centro. Todos serán escuchados, incluso, los que no estén de acuerdo con los planteamientos de la mayoría, como bien expresó Raúl en su reciente discurso por el 26 de Julio en Santiago de Cuba», acotó.

Busque usted sus propios argumentos, e indague sobre la importancia de este asunto, pues si coloca a Villa Clara frente al espejo, podrá verle muchas canas. Evite que le salgan arrugas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s