SHOW MEDIÁTICO A RITMO DE ROCK

No me cabe la menor duda, una banda que interprete canciones como Comunista de la gran escena, El Comandante (El coma-andante) y Pioneros disidentes, o grabe discos titulados Rock para las masas (cárnicas), Soy porno, soy popular, y A mí no me gusta la política, pero yo le gusto a ella, compañero… debe tener problemas para insertarse en los medios de difusión de la isla. De hecho, con letras tan irreverentes, no disfrutará de una amplia aceptación del público local, educado hace ya algún tiempo en el respeto por sus instituciones, sus dirigentes y los símbolos de la nación… y tendrán que estar condenados de por vida a las actuaciones a puertas cerradas y con escasos espectadores. Cuba no es el escenario adecuado para este tipo de cultura punk que arrasa con valores patrióticos tan enraízados en la idiosincrasia del cubano —al menos del que permanece en Cuba.

Revisando grosso modo lo que se ha publicado en internet en estos días acerca de la detención del cantante Gorki Águila, en La Habana, y su posterior puesta en libertad con una multa de 600 pesos moneda nacional (poco más de veinte dólares), no me cabe la menor duda de que el cantante ha aprovechado y salido ganando con esta racha de publicidad gratuita que le ha regalado un enjuiciamiento por «peligrosidad predelictiva» transformado luego en «desorden social», en un tribunal capitalino. Todas las agencias de prensa, los periódicos de habla hispana más renombrados, infinidad de blogs han hecho referencia a este suceso, de una u otra forma, en la mayoría de los casos con juicios a priori, aprobatorios para el artista y condenatorios hacia los gobernantes cubanos, posiblemente ajenos a tales ajetreos legales de barrio. La cena estaba servida y lista para un nuevo show mediático anticubano… casi al unísono reaccionaron los mismos de siempre, como convocados, más que por su melodía, por una letra ofensiva a la Revolución, una «musica» que siempre han querido escuchar.

Al parecer, a los editores de El País, ABC, El Nuevo Herald, y un largo etcétera, a algunos parlamentarios españoles, al mismísimo Alejandro Sanz —siempre tan dispuesto en eso de desbarrar contra Cuba y Fidel, posiblemente sin haber visto nunca La Habana—; al connotado opositor Elizardo Sánchez y otros miembros de la disidencia, y a varios diplomáticos acreditados en La Habana, les está gustando últimamente el sonido punk (al menos el habanero)… Siempre supuse para ese género un público más joven y marginal… pero…

Confieso que no había oído nunca al grupo Porno para Ricardo ni a su cantante líder, y busqué información en internet. Poco en las páginas culturales y de espectáculos, pues casi todos los vínculos conducían hacia las secciones de noticias y política, y a los numerosos blogs que hace tiempo se han alineado contra Cuba… Declaraciones y opiniones de todo tipo sobre la realidad cubana y sus autoridades, su sistema social y político, a veces sin relación alguna con el contexto artístico y musical, y coincidentes en gran medida con la agenda contrarrevolucionaria de la disidencia cubana. Algunas declaraciones, como esta del propio Gorki al salir de la prisión, son bastante ilustrativas del fenómeno: «Estoy bien. Me siento con un orgullo tremendo por toda la solidaridad que he recibido de tanta gente, y con un desprecio cada día mayor por este régimen», explica en entrevista telefónica con ABC desde La Habana.

Un artista, como cualquier otro ciudadano, está obligado a comportarse y a cumplir las leyes y normas vigentes de una sociedad: si se vincula a las drogas, debe responder ante las autoridades —ejemplos sobran—; si molesta a los vecinos, también debe llamársele la atención y deberá pagar la multa correspondiente… La prensa internacional llena cada día cientos de páginas con ídolos del pop detenidos por posesión de drogas, manejar en estado de embriaguez, escándalo público, o maltratos a la esposa… sin implicar por ello al presidente o a las instituciones de ningún país… es responsabilidad individual de cada uno, y por ello enfrentan un proceso judicial. Lo ideal en este caso sería que la banda encuentre un sitio adecuado para amplificar su música, donde no moleste a los vecinos, con sus altos decibeles. A sus conciertos que vayan los que se sientan atraídos por su arte.

Si algún día Porno para Ricardo y su cantante líder se encuentran en otra geografía, tal vez continúen tan irreverentes, críticos y mordaces con la sociedad y el sistema político del país donde estén…o a lo mejor siguen criticando lo que sucede en Cuba, que como ya está probado, asegura espacios y entrevistas en la prensa internacional, aunque no sea en los espacios de cultura y espectáculos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s