EL PADRE OLALLO SERÁ BEATIFICADO EN CUBA

Fray José Olallo Valdés, conocido popularmente como Padre Olallo, será beatificado en Cuba.En un acontecimiento sin precedentes en la historia, el 29 de noviembre será beatificado en Cuba fray José Olallo Valdés, religioso de la Orden de los Hermanos de San Juan de Dios, héroe de la caridad, informa hoy la revista digital IBL News.

Su legado espiritual es destacado por la publicación en una entrevista al padre Félix Lizaso OH, postulador de su causa de beatificación.

—Ante todo, díganos: ¿quién era José Olallo Valdés y qué significa para los miembros de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en especial, y para los demás fieles en general?

—Padre Lizaso: El hermano Olallo Valdés era un religioso de San Juan de Dios, y apenas se sabía de su existencia, pues fue el último superviviente en Cuba cuando las leyes del gobierno de España suprimió las Ordenes religiosas en España y América Latina, por los años 1835. La referencia de su existencia sólo aparecía en algunos Anales de la Orden, y poco más.

Nació en 1820 en La Habana, Cuba, vivió 69 años, todos y siempre en Cuba (54 en Camagüey), y murió en Camagüey en 1889. Su nombre completo es José Olallo Valdés, pero se firmaba casi siempre con el nombre de Fray Olallo Valdés y popularmente era llamado “padre Olallo”, sin ser sacerdote, pues renunció a serlo cuando se lo propusieron, para poder seguir como enfermero en el hospital.

El hermano Olallo, llamado “padre de los pobres” y “apóstol de la caridad”, vivió y murió muy admirado como persona ejemplar íntegra y como relevante enfermero y asiduo servidor de los más desheredados de la sociedad en Camagüey, encarnando plenamente el carisma de la hospitalidad, propio de su vocación.

Al morir, el pueblo y toda la sociedad camagüeyana, a pesar de las grandes divisiones sociales y políticas existentes, se unió para honrarle con el más solemne de los entierros. A continuación, popularmente se celebró una colecta con otros actos a favor de un mausoleo, que durante 100 años ha sido visitado por muchísimos devotos para pedirle su ayuda y su intercesión.

La beatificación del hermano Olallo, pues, alcanza un especial significación para todo Cuba, además de Camagüey. Y no es menos para los Hermanos de San Juan de Dios, en cuanto que se trata del descubrimiento de un religioso, que en poco tiempo se ha hecho admirar por sus características hospitalarias tan singulares. Su extraordinario testimonio de santidad y de Hospitalidad, con fama popular de santo, que relativamente en poco tiempo ha sido reconocido por la Iglesia, llega en un momento muy particular para las vocaciones, no solo en Europa, sino también en América Latina y para toda la Orden. Esta Beatificación puede ser un fuerte revulsivo para todos.

El eslogan de su vida testimonial, que es el de su beatificación lo indica todo: “Se preocupaba por los pobres, enfermos y leprosos; por los abandonados y moribundos; por los niños enfermos y sin escuela; por los ancianos sin familia, por los presos enfermos; por los africanos y asiáticos, contra la esclavitud. Se hizo todo para todos”.

—José Olallo va a ser el segundo beato de Cuba, y por primera vez una beatificación va a tener lugar en la isla. ¿Qué se espera en la iglesia de Cuba de este acontecimiento histórico, y cómo se prepara?

—Padre Lizaso: Sí, en verdad nuestro beato Olallo será el segundo cubano beatificado y el primero en Cuba. No obstante, la realidad es que el beato Olallo es el primero prácticamente para todo, porque sin duda es el más popular y el más venerado en la isla como santo.

El primer beato cubano, José López Piteira, apenas solamente nació en Cuba, hijo de padres inmigrantes españoles, que permanecieron pocos años en la Isla, y muy niño volvió a España con sus padres. Se hizo después religioso agustino y murió mártir muy joven en 1936. De hecho no era conocido en Cuba y sólo consta por su bautismo.

La beatificación del hermano de San Juan de Dios Olallo Valdés, históricamente la primera a celebrarse en la Isla, tendrá lugar en la ciudad de Camagüey, el sábado 29 de noviembre de este año 2008. Con la aprobación de la santidad y del milagro, se ha levantado mucho ánimo y especial entusiasmo, por todo lo que significa y puede estimular y confortar a los cubanos y a la iglesia cubana un santo de su patria.

Todo ello además hará que al conocer mejor su vida y su excelente testimonio, también crezca en bien de todos su veneración, devoción, imitación e intercesión, y no solo en el aspecto de fe y religiosidad, sino también en el campo social y sanitario, donde él más se dedicó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s