ELIÁN GONZÁLEZ, UN NIÑO RESCATADO POR TODO UN PUEBLO

El caso del secuestro del niños cubano Elián González comenzó el 22 de noviembre de 1999.Los hechos comenzaron el 22 de noviembre de 1999, hace nueve años, cuando un grupo de catorce personas provenientes de Cuba emigraban ilegalmente hacia territorio norteamericano en una frágil embarcación, cuya zozobra provocó la muerte de ocho, incluida la madre de un niño de cinco años llamado Elián.

Tras sobrevivir al naufragio, el infante fue rescatado de las aguas por dos pescadores y llevado a La Florida, donde la mafia anticubana y parientes lejanos del menor desencadenaron sucias maniobras para retenerlo.

Juan Miguel González, padre de Elián, reclamó de inmediato el retorno de su hijo secuestrado por la mafia miamense, que lo mantuvo siete meses alejado del seno familiar.

LA HISTORIA

La Habana, junio 29 de 2000.- Elián González, el niño cubano que permaneció secuestrado en Estados Unidos durante más de siete meses, regresó finalmente a la Patria.

El rechazo del Tribunal Supremo, a analizar un nuevo pedido de asilo político para el pequeño cardenense, puso punto final a un caso que comenzó el 22 de noviembre de 1999, cuando Elián fue sacado ilegalmente de Cuba en una embarcación por su madre Elizabeth Brotons.

Tres días después, la embarcación zozobró y de las 14 personas que pretendían llegar a suelo norteamericano, solamente sobrevivieron tres, Elián y dos adultos, quienes fueron rescatados por dos pescadores en aguas cercanas a la Florida.

Luego de recibir atenciones médicas, el menor fue puesto al cuidado de Lázaro González, su tío-abuelo paterno residente en Miami, quien poco después, en abierta complicidad con la mafia anticubana, se opuso a todo intento de retornar a Elián a Cuba.

Apenas un día después de que Lázaro González llevara a su casa a Elián e iniciara los pasos de lo que a la postre devendría secuestro, el padre de Elián, Juan Miguel González, que desconocía la salida de su hijo de Cuba, solicitó de inmediato su repatriación, acto que fue respaldado por el gobierno de Cuba y todo el pueblo.

Pasaron los días, y ante el silencio de las autoridades norteamericanas, el 5 de diciembre jóvenes de las Brigadas Técnicas Juveniles protestaron frente a la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA), por la retención del niño.

De hecho, la acción fue el umbral de lo que más tarde resultaría una ola de manifestaciones multitudinarias, entre marchas de cientos de miles de personas y combativas tribunas abiertas en distintas ciudades del país, que fueron alternadas con oportunas mesas redondas informativas.

Ante la oposición de los parientes lejanos de Elián a que regresara a la Patria, el Servicio de Inmigración y Naturalización (INS) de Estados Unidos reconoció, el 5 de enero, el derecho de patria potestad de Juan Miguel sobre su hijo.

La decisión, respaldada por la Fiscal General Janet Reno y el presidente William Clinton, fijó entonces el retorno del niño antes del 14 de enero. Pero la parentela recién había sacado las garras. Sus caprichos fueron llevados a la justicia, comenzando por una corte federal de la Florida, para entorpecer el cumplimiento de la decisión del INS.

El 21 de enero, las abuelas de Elián, Raquel y Mariela, viajaron a Estados Unidos a buscar a su nieto. Cinco días después, como resultado de múltiples gestiones, pudieron verlo, pero apenas por unas pocas horas, y tuvieron que regresar solas a Cuba.

Las artimañas en el caso Elián llegaron a desatar un escándalo en torno a un funcionario del INS y al vicecónsul de Cuba, José Imperatori, acusados injustamente de espionaje a favor de la Isla caribeña el 11 de febrero.

Mientras en Cuba crecían las protestas, que incluyeron hasta una marcha colegial el 12 de junio, Juan Miguel viajó el 6 de abril a Washington, pero no fue hasta 16 días después que pudo abrazar a su hijo tras un operativo federal de rescate.

Las maniobras llegaron al Tribunal de Atlanta, que en dos instancias rechazó las demandas de asilo político para Elián, no así un interdicto que impedía su regreso.

El lunes 26 de junio, el estertor de la parentela se sintió en el Tribunal Supremo, que en solo dos días solucionó un caso que duraba más de 7 meses. Finalmente, la justicia y la lógica se abrieron paso, cerrando la cronología de tamaña infamia.

http://www.elian.cu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s