UN CAPÍTULO CUBANO PARA EL FENÓMENO OVNI

Cubierta del libro Ovnilogía cubana, sobre el fenómeno Ovni y otros sucesos relacionados con la vida extraterreste.La ovnilogía es un tema recurrente para las letras villaclareñas… primero fue el número 42 de la revista Signos, agotado rápidamente, y dedicado a tales fenómenos. De ahí que la editorial villaclareña Capiro se haya decidido por esta antología de textos relacionados con los alienígenas y otros tópicos, en su colección Margen Apasionado. Desde ya, un título imprescindible para estudiosos (seguidores y antagonistas) del pensamiento derivado de esta clase de sucesos a los que la ciencia aún no ha encontrado explicación.

A partir de documentos casi inéditos, incluso para el lector especializado, se testimonian momentos de contacto con la vida extraterrestre, como el caso «Dámaso» en el que la psicología del cubano y hasta aspectos de su vida cotidiana quedan puestos de manifiesto en un hecho singular de abducción, o artículos periodísticos como el que aborda el caso «Zárate» en el diario Juventud Rebelde.

El propio autor de la Ovnilogía cubana, José R. Bermúdez, ha elaborado este artículo que les propongo como presentación de este título que puede ser visto y comprado en la Feria del Libro santaclareña. Para los seguidores de la serie norteamericana Expedientes X y de los reportajes transmitidos en Pasaje a lo desconocido, un complemento indispensable, un capítulo que le añade sabor cubano a la secular polémica.

 Las huellas de lo desconocido

Jorge R. Bermúdez

Desde los tiempos más remotos el hombre ha dado testimonio de su paso por la vida. Sobre piedra, madera, arcilla, papel o pantalla electrónica; en cuevas, vasijas, utensilios de trabajo, templos o rascacielos, estos testimonios son evidencias irrefutables de sus necesidades y esperanzas, de sus miedos y alegrías. Nadie duda de ellos, aun cuando una filosofía tan ilustre como la de Platón, sostenga que lo que vemos en este mundo son duplicados del modelo original, ideal, que existe fuera de este.

Sin embargo, junto a estos testimonios —por cierto, bien objetivos— existen otros que, no por más enigmáticos e incomprensibles para el hombre, dejan de ser lo que son: evidencias irrefutables de un saber y un hacer que van más allá de cualquier explicación o referente conocido, a no ser aquel que permite la intuición humana y su imperiosa necesidad —en todos los tiempos— de conocer incluso aquello que hasta el momento no tiene comprobación cierta por el trabajo científico.

Estas huellas de lo desconocido, son el eje central de la selección de textos que la Editorial Capiro de Santa Clara, recoge bajo el título Ovnilogía cubana, presentada en la Feria del Libro de La Habana.

Tal y como su título indica, su principal particularidad radica en que trata el tan controvertido como polémico fenómeno de los objetos volantes no identificados —más conocido por las siglas OVNI— desde aquellos hechos históricos y manifestaciones culturales que caracterizan la identidad propia de lo que damos en llamar lo cubano.

En este registro de hechos y manifestaciones, es de observar también la evolución de un pensamiento acrecentado en el trabajo investigativo y científico, en el que no falta el puro ejercicio de las bellas letras, como se observa en los cuatro artículos de Alejo Carpentier, amén del propio interés de los temas que abordan, entre los que destacan las interpretaciones de nuestro pasado aborigen desde puntos de vista inéditos, o las reflexiones sobre el impacto que este fenómeno ha tenido en el imaginario popular de las culturas pasadas y presentes, tanto como en nuestra sociedad y la de otros pueblos.

En consecuencia, el presente título es una selección actualizada de la construcción de un pensamiento nacional en relación con los tópicos científicos y pseudocientíficos que problematizan este objeto de estudio, y no una reiteración o vuelta a lo ya hecho por otros, como no pocas veces podemos constatar en los textos y revistas más comerciales vinculados con el fenómeno OVNI y los alienígenas en el extranjero.

También recoge documentos cuasi inéditos para el público lector y hasta especializado, como el que da fe de la situación creada con el caso “Dámaso”, en el que la psicología del cubano y hasta aspectos de su cotidiano de vida quedan puestos de manifiesto en un hecho singular de abducción, o artículos periodísticos como el que aborda el caso “Zárate” en el semanario Juventud Rebelde.

Textos todos, sin excepción, compilados bajo un criterio que preferencia aquellos valores de la cultura nacional y universal con los cuales es factible identificar el fenómeno aludido. Con una estructura concebida en cuatro partes o capítulos, el discurso tiende al contrapunto entre pasado y presente, entre lo particular y universal, sin perjuicio de la dinámica que la nueva conciencia y los medios de comunicación han generado en este inicio de siglo, incluso en aquellos eventos en los que están presentes los rasgos idiosincrásicos del pueblo cubano, por el cual, también en este tema, somos iguales y diferentes a otros pueblos.

El interés y carácter polémico de estos textos, los convierten en verdaderos signos de interrogación de las tres preguntas capitales que se ha hecho siempre la humanidad: ¿De dónde venimos? ¿Qué hacemos aquí? ¿Hacia dónde vamos? El sentido mismo de la vida, que de forma tan pródiga y variada le es concedido a nuestra especie por la fe en sus dioses y en sus propios congéneres; por su amor a este planeta, que le ha permitido ser lo que en sueños ha querido ser; por amor, también, a la pareja, a los hijos, a las bellezas naturales y a las del arte, al conocimiento y a las ciencias, parece encontrar en tales preguntas el límite razonable entre lo que sabemos y lo que tal vez un día lleguemos a saber. ¿Acaso los sueños tienen límites? El universo está tan en nosotros, que sentimos sus latidos en cada uno de nuestros corazones.

La ciencia y la religión se abocan cada vez más a un mismo destino. Asimismo, la literatura, el arte y el diseño; su intuición y particular manera de acceder al conocimiento a través de ese sexto sentido inherente a su instrumental de creación, alcanzado desde lo más honesto y puro de lo humano eterno, sigue imperturbable la desconocida huella. “Algo viene hacia nosotros”, parece decirnos cada una de sus grandes creaciones, desde las pinturas rupestres hasta la última foto satelital.

No sé qué poder alumbró a Miguel Ángel para concebir esa metáfora visual que, en el centro de la bóveda de la Capilla Sixtina, ilustra la creación del hombre con el casi imperceptible roce del índice divino de Dios… por la propia soberbia del artista —nada ajena a la estética y filosofía dominante en su tiempo— representado a imagen y semejanza de su hijo. Pero sí sé, que ese mismo índice, es el que utilizó Steven Spielberg para que su entrañable extraterrestre se despidiera del primer amigo que hizo en nuestro planeta.

Si me pidieran un epílogo para tamaña aventura, diría que ET y el niño son dos hermanos que buscan incansablemente al padre, para definir de una vez por todas su identidad existencial y, ¿por qué no?, estelar. También nosotros somos hermanos de ET. Estamos hechos del mismo polvo con que se hicieron las estrellas. También nosotros buscamos una identidad mayor, que nos permita reencontrarnos.

Dicho en términos más llanos: una nueva y más justa oportunidad para amarnos, para reconocernos mejor en lo que somos y en lo que podemos ser; para volver de nuevo a lo perdido, no como derrotados, sino como vencedores de nuestra pequeñeces morales y lo limitado de nuestros sentidos presentes.

Amigos, los textos aquí seleccionados —apenas una ínfima parte del enorme caudal bibliográfico relacionado con el fenómeno OVNI dentro y fuera de nuestra Isla—, por una parte, son testimonios de que la cultura cubana no ha estado en ningún momento de su decursar histórico ajena a ello, y, por otra, que “algo” por explicar aún forma parte de nuestra existencia desde los más remotos tiempos. Mucho antes de que Europa tuviera noticias de la existencia de un gran continente entre ella y Asia, Herodoto dijo: Lo más bello del mundo se encuentra en los confines de la Tierra. Hoy, aquí y ahora, desde esta América Nuestra, corramos las fronteras, y digamos con él: Lo más bello de la Tierra se encuentra en los confines del universo.

Fuente: La Jiribilla

Una respuesta a “UN CAPÍTULO CUBANO PARA EL FENÓMENO OVNI

  1. hola amigos de Cuba-somos Alberto y mercedes,de San Lorenzo,Provincia de Santa Fe,Republica ARGENTINA-un gusto haber encontrado su espacio.deseamos mantener contacto con ustedes.quedamos a la espera.un afectuoso abrazo-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s