EL CONDÓN, AHORA SIN LA BENDICIÓN PAPAL

El condón, un eficaz aliado en la lucha contra el VIH y otras enfermedades venéreas.Las recientes declaraciones del Papa Benedicto XVI estigmatizando el uso del condón para detener la expansión del SIDA, así como las críticas a estas posiciones, considerándolas poco realistas, no científicas y peligrosas, han puesto nuevamente ese artículo en las páginas de periódicos, revistas y sitios web.

Más allá de la polémica, el condón existe hace muchos años, y ha sido usado indistintamente por varias generaciones como profiláctico para prevenir enfermedades venéreas y como anticonceptivo. De tal forma que hoy resulta en extremo eficiente para prevenir la transmisión del VIH si son usados correcta y regularmente.

He aquí algunos apuntes interesantes sobre la historia del condón…

Existen evidencias del uso de preservativos como medio higiénico entre los romanos y, aunque con menor certeza, se sabe que en el antiguo Egipto los hombres se cubrían el pene con fundas de colores. Hasta el siglo XVI no se consideran oficialmente inventados.

Reconocen en calidad de precursor y responsable de su creación al anatomista y cirujano italiano Grabiele Fallopio, ya famoso por haber descrito los canales que conducen del ovario al útero y que conocemos en su honor, como las Trompas de Fallopio.

Este médico diseñó una vaina hecha de tripa animal y lino, que se fijaba al pene con un lazo de color rosado. Lo cierto es que tal dispositivo resultó bastante grueso e incómodo, y aunque estaba destinado a prevenir las enfermedades de trasmisión sexual, sífilis o gonorrea, no encontró mucha difusión.

Un siglo después el conde de Condom, médico personal del rey Carlos II de Inglaterra, logró perfeccionar el preservativo de Fallopio, utilizando el intestino de cordero estirado, que lubricó con aceite.

Lo anterior había sido encargado por el monarca, pues era muy dado a la vida licenciosa y temía el contagio con enfermedades venéreas. Por ello el aditamento empezó a llamarse Condom, aunque en contra de la voluntad de su inventor.

Así las cosas, el primer condón de goma vulcanizada se produjo en 1870. En las instrucciones aparecía cómo lavarlo antes y después del coito, y usarlo hasta que se rompiera.

Los condones desechables vieron la luz en la década de los años 30, coincidiendo con una gran mejora en sus propiedades: ductilidad y elasticidad de la funda, lo que proporcionaba cierto confort para su uso.

Como se sabe el descubrimiento de la penicilina por el sabio Alexander Fleming, marcó en el siglo XIX un gran adelanto en la lucha contra las enfermedades venéreas, ya que hasta entonces los preservativos sólo servían de profilaxis ante las enfermedades sexuales y no como anticonceptivos.

El seductor Giovanni Giacomo Casanova, aventurero italiano nacido en Venecia en 1725 y muerto en 1798, la mayoría del tiempo enredado en intrigas políticas y sexuales, usaba el hollejo de una naranja recién comida y despellejada, para introducirlo en la vagina de su amante de turno, por no tener a mano el condón moderno que conocemos ahora, del cual disponemos hasta de la variante para la mujer.

Así se evitó buenos dolores de cabeza en la corte de Luis XV, rey de Francia, y ello era con el propósito de conseguir dos objetivos: impedir la entrada de los espermatozoides hasta el útero y, a la vez, eliminarlos por la acción del ácido cítrico.

Ha pasado el tiempo y muchas veces creemos que los adelantos de la ciencia en beneficio del hombre, existen por sí mismos y sin haber recorrido un largo camino en pos de la perfección. En la actualidad casi todos los preservativos masculinos son de látex, aunque en Estados Unidos se comercializan unos pocos tipos fabricados con tejidos animales, como membranas de cordero.

Aunque el semen contiene más virus que los fluidos vaginales, las mujeres tienen muy poco control sobre la elección de una manera de protegerse. El condón femenino —una funda que se pone en la vagina—, le da mayores posibilidades, pues la decisión de utilizar condón o no, generalmente viene del hombre.

El condón femenino es fabricado de poliuretano, no tiene efectos secundarios, no es afectado por cambios en temperatura y además es más fuerte que el látex. Este es más amplio que el masculino y posee dos anillos: uno abierto y otro cerrado. El condón femenino protege más contra las ITS porque cubre gran parte de los genitales femeninos y la base del pene. El precio de este es más alto que el de un condón masculino, pues el poliuretano es un material más caro que el látex y la fabricación es mas cara.

Fuentes: escaparate.8m.com y Wikipedia

Una respuesta a “EL CONDÓN, AHORA SIN LA BENDICIÓN PAPAL

  1. Hemos creado una web para conseguir apoyos con el fin de que se institucionalize el 16 de marzo como “DIA INTERNACIONAL DEL PRESERVATIVO”. http://www.condonparatodos.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s