LA IMPRENTA BRAILLE EN CUBA CUMPLE 55 AÑOS

El primer libro en Braille se editó en Cuba hace 55 años.Las bibliotecas cubanas para invidentes y otras áreas especiales de lectura dedicadas a este sector poblacional cuentan con más de un centenar de títulos impresos en sistema Braille. El primer libro producido por una imprenta Braille en Cuba cumple ahora su aniversario 55 y fue titulado «Así es Cuba«, de la autoría de Alberto Boix.

Este texto se imprimió en 1954, en viejos equipos donados al hogar industrial para ciegos del Club de Leones de La Habana, y algunos ejemplares se encuentran en bibliotecas y áreas de lecturas para discapacitados.

Anterior a esa fecha los textos en Braille se transcribían de forma manual, punto a punto, y más tarde en máquinas de escribir, letra a letra, lo que resultaba trabajoso y poco productivo.

Después del triunfo de la Revolución se publicó, a principios de la década de los años 60, la primera Declaración de La Habana, y en 1987 se inició la producción sistemática de ese tipo de literatura con la tirada de «La edad de oro» y «La historia me absolverá».

Hoy funcionan dos imprentas Braille, una de la Asociación Nacional del Ciego y la otra, del Ministerio de Educación, las cuales garantizan materiales de lectura a los invidentes.

Otros títulos para ciegos y débiles visuales abordan los más diversos temas, como «Sexualidad, imaginación y realidad», del doctor Jorge Peláez; un plegable de Medidas contra la diabetes, y el recetario «Cocina al minuto», de la desaparecida Nitza Villapol, famosa cocinera cubana que ofrecía sus recetas por la televisión.

Los textos fueron impresos por el Ministerio de Educación, que los distribuye por bibliotecas, áreas especiales y escuelas para invidentes de todo el país, lo cual se suma a los diversos beneficios promovidos por la Revolución a través de la ANCI y otras instituciones para las personas con estas afectaciones.

La Anci se fundó en 1975, y desde entonces ha encauzado los esfuerzos del gobierno cubano por la inserción de las personas con esta discapacidad en la vida económica y social.

Actualmente, integran sus filas más de 25 mil miembros asociados en los 169 municipios de la isla, donde se les prepara para hacerlos más independientes como individuos, y para que puedan tener vínculo social y laboral y mayor plenitud y calidad de vida.

De ellos, más de mil son niños ciegos, pero todos están inscritos en escuelas establecidas para ellos por el gobierno revolucionario.

En la actualidad funcionan en Cuba 145 talleres especiales con trabajadores ciegos y débiles visuales, cuyas principales líneas de producción son los tejidos en fibra plástica y vegetal, confecciones gráficas y de sogas, y tendederas, ensamblaje de flores y otras especialidades.

La ANCI cuenta, asimismo, con un fuerte movimiento de aficionados a la música y a la creación literaria, y su revista «Faro», que goza de gran prestigio.

Los invidentes cubanos gozan de diversos derechos, por ejemplo, la Resolución No. 3 de 1990, del Ministerio del Trabajo, que dispone el pago del salario a los alumnos del Centro Nacional de Rehabilitación, en virtud de que la permanencia en dicho centro no afecte económicamente ni a ellos ni a su familia.

Otra medida a su favor es el pago de medio pasaje por parte de los invidentes y débiles visuales en todos los medios de transporte.

Fuentes: AIN y otras agencias. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s