BIENVENIDOS LOS CAMBIOS, PERO EL CAMINO ES LARGO

En estos días, el aeropuerto de Miami vive un inusitado tráfico de cubanoamericanos hacia Cuba.Al igual que las crisis generales del capitalismo, la política estadounidense hacia Cuba se recicla periódicamente… aunque mantiene sus mismos objetivos, aquellos que denunciara José Martí en su época, apoderarse de Cuba y caer con esa fuerza más sobre las repúblicas de América. Cada uno a su manera, los gobernantes vecinos esperan y hacen lo posible, y hasta lo imposible, para que la fruta madure: unos al estilo Bush, torpe e infame, y otros tendiendo puentes y tratando de minar desde dentro el rumbo socialista del pueblo cubano. La estrategia sigue igual, las tácticas se endurecen o aflojan, según soplen los vientos en el gobierno, que no por gusto sigue considerando este tema en su política doméstica.

Ríos de tinta corren en estos días, alabando o criticando el giro dado por Barack Obama a los vínculos entre los cubanoamericanos y su país de origen: corrección al concepto de familia, eliminar restricciones a los viajes hacia Cuba y envíos de remesas, permitir las comunicaciones telefónicas directas… casi tal y como estaba antes del fatal distanciamiento impuesto por su antecesor. Cualquier mejoría en la tensa relación Cuba-Estados Unidos, conviene a ambas partes, y ha sido pedido frecuente en múltiples foros internacionales, desde la Asamblea General de la ONU a las cumbres de la Unión Europea y Mercosur, y seguramente en la próxima reunión de presidentes en Trinidad.

Las posiciones del nuevo presidente anunciadas en algunos asuntos internacionales, como la protección del medioambiente, el desarme nuclear, el apoyo a políticas más racionales y humanas frente a la crisis económica global, los conflictos armados que dirige su propio país, y las relaciones Cuba-Estados Unidos, marcan un distanciamiento del anterior equipo gobernante, también saludado por Cuba y la comunidad de naciones. Pero en este último asunto, la declaración leída hace unos días en español en la Casa Blanca no deja margen a la equivocación: “Todos aquellos que creen en los valores democráticos básicos anhelan una Cuba que respete los derechos humanos, políticos, económicos, básicos, de todo su pueblo. Y finalmente: “Todo se hace por la libertad de Cuba.” Sobran los comentarios, sabemos qué se esconde detrás de estas trilladas frases.

Sin embargo, el complejo entramado de leyes —con la Helms-Burton a la cabeza— y disposiciones que conforman el bloqueo económico y financiero de Estados Unidos contra Cuba, no ha sido tocado, como denunciara hace unos días el compañero Fidel en uno de sus artículos: “El daño no se mide solo por sus efectos económicos. Constantemente cuesta vidas humanas y ocasiona sufrimientos dolorosos a nuestros ciudadanos… Numerosos equipos de diagnóstico y medicamentos vitales no son asequibles para nuestros enfermos aunque procedan de Europa o Japón, u otro país, si utilizan algunos componentes o programas de Estados Unidos… Las restricciones relacionadas con Cuba deben aplicarse por las empresas de Estados Unidos que producen bienes o prestan servicios en cualquier parte del mundo en virtud de la extraterritorialidad”.

El diferendo entre ambos países ha estado signado hace casi cincuenta años por esta política infame y criminal. Tampoco ha entrado en el juego la Ley de Ajuste Cubano, calificada por Cuba como Ley Asesina, porque favorece la emigración ilegal hacia Estados Unidos, por medios y prodedimientos peligrosos, que en la mayoría de los casos culminan en una tragedia humana, y al establecer beneficios en relación con otras nacionalidades, estimula el robo de talentos, en cuya formación el país ha invertido ingentes recursos humanos y materiales. Ahí está intacto también, el abultado legajo concebido por conquistadores y anexionistas para propiciar la transición de Cuba a la “democracia”,  que traza la estrategia de la reconquista y la vuelta casi completa al status colonial anterior a 1959.

Así que, bienvenidos los primeros pasos… Parafraseando al poeta: Presidente, no hay camino, SE HACE CAMINO AL ANDAR.

Una respuesta a “BIENVENIDOS LOS CAMBIOS, PERO EL CAMINO ES LARGO

  1. Estupendo el artículo e incrible tu blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s