CORTE SUPREMA DE EE.UU. RECHAZA OPORTUNIDAD DE HACER JUSTICIA A LOS CINCO

Solidaridad mundial con el caso de los Cinco.
Siguiendo el curso anticubano y prejuiciado del aparato de «Justicia» norteamericano en relación con el caso de los Cinco cubanos presos en cárceles de ese país, la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó revisar las condenas contra cinco agentes cubanos, que —como afirma la demanda— no recibieron un juicio justo debido al fuerte estado de ánimo anticubano existente en la ciudad de Miami.

El fallo deja intactas las condenas de los «Cinco» —Ramón Labañino, René González, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Fernando González—, pese a los pedidos de un grupo nunca antes visto de galardonados con el premio Nobel y otros grupos de activistas, quienes se solidarizaron con los encausados y pidieron la revisión del ilegal proceso.

La semana pasada, el 27 de mayo, la administración de Obama había presentado un expediente legal, urgiendo a la Corte a que se negara a escuchar el caso de los Cinco. El siguiente día los abogados de los Cinco presentaron su respuesta.

El Gobierno —y ahora también la Corte— han ignorado completamente los trece expedientes amicus, el mayor número que jamás se hayan sometido en un caso.

Según se ha informado, la petición de certiorari —como se le denomina al documento que redacta la parte solicitante a la máxima instancia judicial estadounidense—, se basa en un aspecto claramente definitorio para la jurisprudencia en cualquier sociedad, y en particular la norteamericana: el derecho de todo acusado a tener un juicio justo.

No en balde el primer argumento del equipo que dirige el destacado jurista Thomas C. Goldstein, reconocido como uno de los cien abogados más influyentes en Estados Unidos, y donde figuran otros no menos renombrados como Leonard Weinglass, se dirige precisamente a destacar que el derecho de ser juzgado por un jurado imparcial se vulneró dos veces en el proceso judicial contra los cinco luchadores antiterroristas cubanos:

Primero en Miami, al impedírsele trasladar el juicio fuera del condado Dade; y luego cuando el Pleno del Onceno Circuito de Apelaciones de Atlanta revocó la decisión del panel de tres jueces de esa misma instancia, de revocar las sentencias y convocar un nuevo juicio por la hostilidad prevaleciente en Miami contra Cuba. Otro de los argumentos contundentes es el referido al conflicto creado por la decisión de la Corte de Atlanta con los precedentes legales establecidos por otras en cuanto a la conformación del jurado y su integridad.

También la falta de evidencia para probar el cargo de conspiración para cometer asesinato contra Gerardo, es otra de las razones de peso que avalan la apelación. Al respecto en el certiorari subrayan “el hecho de que la generalizada hostilidad anticubana y la publicidad acerca del derribo de las avionetas (de Hermanos al Rescate) creó un riesgo sustancial para que el jurado decidiera de modo neutral sobre los cargos imputados, puede ilustrarse perfectamente en el veredicto de culpabilidad de Gerardo Hernández para cometer asesinato, a pesar de la ausencia de pruebas que respaldaran esta grave acusación, por la cual fue sentenciado a cadena perpetua».

Citan además textualmente la solicitud de emergencia al respecto hecha por la fiscalía el 25 de mayo del 2001: en la misma el propio gobierno reconoció que “a la luz de las pruebas presentadas en el juicio, esto constituye un obstáculo insuperable para Estados Unidos en este caso y probablemente resultará en el fracaso de la acusación en este cargo.” En otras palabras, Gerardo fue condenado por un cargo que el mismo acusador reconoció no haber probado.

Muchos analistas advertían que no hay garantías suficientes de que vaya a obrarse conforme a la razón y la ley por el evidente giro hacia la derecha de la Corte Suprema en los últimos 20 años, al ser nombrados magistrados muy vinculados a la ofensiva neoconservadora de los gobiernos de Reagan y Bush padre e hijo.

Evidentemente, se han hecho realidad las previsiones menos optimistas. Estamos en un caso que rebasa los límites estrictos de los asuntos legales. Es un caso político, porque fueron motivos de esa índole los que movieron al gobierno, en primer lugar a detener a Los Cinco, quienes cumplían una misión que también protegía la seguridad del pueblo norteamericano. Y también fueron motivadas por intransigencia política y la animosidad contra Cuba, las exageradas condenas aplicadas en el caso, y las sucesivas estratagemas de las instancias judiciales norteamericanas para evitar la realización de un nuevo juicio con todas las garantías que debe brindar la ley.

La negativa de la Corte Suprema acaba de confirmarlo.

Fuentes varias de internet

Una respuesta a “CORTE SUPREMA DE EE.UU. RECHAZA OPORTUNIDAD DE HACER JUSTICIA A LOS CINCO

  1. Me gustaria saber como sabe usted que la mano del presidente Obama esta detras de una decisiòn de la corte de justicia, siendo poderes independientes unos de otros.
    Asumiendo que fuera cierto, tiene usted las pruebas de lo que afirma o lo supone , cuestiòn que en el periodismo no es valida.Gracias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s