PREMIO A PROYECTO VILLACLAREÑO DE VIVIENDA ECOLÓGICA

Un proyecto de Vivienda unifamiliar aislada, presentado por el arquitecto villaclareño Ociel Díaz Miño, con un equipo constituido por el arq. Yohan Barrios y el estudiante Adrián Ceballos, se alzó con premio en el VII Salón Nacional de Arquitectura, que tuvo lugar en Cienfuegos. Se trata de una vivienda progresiva con una buena solución espacial que se adecua al contexto urbano compacto, con un buen aprovechamiento del clima y los recursos naturales disponibles, mediante el empleo de materiales alternativos de construcción (ecomateriales).

Algunas personas, incluidos profesionales de la construcción, creen que construir con EcoMateriales los conduce siempre a una arquitectura típica, sin una expresión formal atractiva, donde lograr una variedad en los diseños resulta casi imposible. Esta idea errónea se acentúa en el caso de las viviendas sociales, escribió recientemente el autor principal del proyecto en el sitio web www.ecosur.org.

Sin embargo, muchos arquitectos comprometidos con su tiempo piensan que construir viviendas con EcoMateriales es el camino correcto hacia la soñada sustentabilidad, todavía más, si se tiene en cuenta a las personas que la habitarán, el contexto donde se ubican, el clima y la cultura, es decir, lograr un diseño de vivienda apropiado. Mezclando todos estos elementos y agregándole la creatividad del arquitecto se podrán obtener diseños con una expresión formal interesante y variada, agregó. Ideas y objetivos plasmados seguramente en la obra premiada.

También obtuvo una Primera Mención “Proyecto Centro de Convenciones“, Villa Clara, de los autores master en arquitectura José A. Chávez Hernández; doctor arquitecto Arnoldo Álvares y Luis Enrique Carrazana.

El más alto reconocimiento del evento se concedió a quienes, en consideración del jurado, presentaron el mejor trabajo en “Hacienda de descanso ‘Yariguá'”, del grupo ZOON, de la Perla del Sur, compuesto por los arquitectos Carlos Manuel González Baute, Alaín Rodríguez Sosa, Raúl M. Plá León y Osvaldo Reyes Moreno.

La concepción de las cabañas que conforman este conjunto recreacional logra un diseño creativo y novedoso que se integra plenamente al área boscosa donde están ubicadas. Su solución constructiva utiliza creativamente materiales naturales, madera laminada, cujes, cobijas de guano, etc., en estructura, cierres y cubiertas.

Ermita Monserrat, “Símbolo de la Matanceridad”, de los arquitectos Ramón Félix Recondo Pérez y Carlos Alonso, conquistó el premio en Proyecto. Se tuvo en cuenta el satisfactorio tratamiento del Conjunto de alto significado teórico simbólico en el patrimonio arquitectónico de la ciudad de Matanzas, identificando la necesidad del respeto integral a cada elemento componente de un conjunto al que no se ha renunciado recuperar tanto como patrimonio tangible e intangible de especial importancia nacional.

Otro que salió por la puerta grande fue Rehabilitación de la “Casa del Estudiante FEU”, ciudad de La Habana, de la arquitecta Vivian Pérez, por la pertinencia e impacto de la acción de recuperación de un inmueble de valor patrimonial en la preservación de una importante pieza de la arquitectura en el contexto nacional.

El premio de la Revista Obras recayó en la Remodelación de la plaza y la heladería Coppelia, realizada por el arquitecto Norial Santamaría, atendiendo a la importancia social en el rescate de una instalación emblemática de dos maestros de la arquitectura cubana, Antonio Quintana y Mario Girona.

Fuente: periódico 5 de Septiembre, http://www.ecosur.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s