EL CHE DE LOS NIÑOS CUMPLE DIEZ AÑOS

Escultura Che de los niños, Santa Clara, Cuba.Entre las esculturas más hermosas del Comandante Ernesto Guevara que se levantan en tierra cubana, se encuentra la ubicada a la entrada del edificio que ocupa la sede del Comité Provincial del Partido en Villa Clara, antigua Comandancia de la Columna 8 Ciro Redondo, dirigida por el Che, durante la Batalla de Santa Clara.

La obra del artista vasco Casto Solano Marroyo, que de manera constante atrae la atención de coterráneos y extranjeros, y muestra al Che erguido y con un niño pequeño en brazos en camino hacia el futuro, cumplió precisamente este año una década de encontrarse entre nosotros.

El niñoAndros, hijo del escultor Casto Solano, sirvió de modelo al niño.Al Che de los niños, como se le conoce, nunca le faltan flores ni la inquisidora mirada infantil, que busca reconocer y reconocerse en el legendario Guerrillero. Tampoco le faltan promesas, compromisos y hasta rezos y plegarias, de quienes buscan metas, consuelo y alivio a sus males.

Narciso Fernández e Idalia Vázquez
Fotos: Cristyan González Alfonso y cortesía del profesor e investigador Arístides Rondón Velásquez

Incluso, parejas de recién casados depositan ante sus pies el ramo de flores, para impregnarse de la aureola dejada por el revolucionario argentino-cubano.

Son pocos los que pueden sustraerse del encanto que emana del rostro del niño desnudo que el Che tiene cargado.

Diez años de constantes visitas han hecho que el bronce se haya pulido en varios sitios, sobre todo en sus botas de campaña, bruñidas en las punteras por las miles de manos de diversas partes del mundo que las han tocado.

Lo que quizás resulta desconocido para la inmensa mayoría, es quién fue el niño que utilizó Casto Solano como modelo, las motivaciones que tuvo el artista para escoger la capital villa- clareña como su destino, y el significado de las alegorías y los símbolos de la escultura.

Para revelar dichas interioridades, reproducimos fragmentos de la entrevista realizada por el profesor e investigador Arístides Rondón Velásquez a Casto Solano y su hijo Andros, el modelo de tres años de edad y que actualmente es un adolescente de 13 años, y de la que le hiciera la colega Idalia Vázquez al artista, durante su visita a Santa Clara en mayo de 1999.

—Casto Solano, usted nació justamente en 1958, año en que el Che liberó la ciudad de Santa Clara. ¿Cómo se vincula su vida y obra a la de ese hombre universal?
—El hecho de contar con unos padres como los que tuve, el lugar donde nací y la formación que recibí, resultan condicio- nantes para una actitud de rebeldía y admiración hacia su figura. En mi generación, el Che era un referente liberador, y en él quedaban resumidas virtudes que siempre me han impresionado, sobre todo, su sentido humano.

—¿Qué motivaciones tiene su escultura del Che con el niño en los brazos?
—Resulta un reconocimiento a los valores humanos. Un homenaje a la honradez, a la honestidad, a la ausencia de hipocresía, y al valor para defenderlos y soportar renuncias. Todas esas cualidades morales están presentes en el Che, y ni siquiera sus enemigos y detractores pueden ocultar estos atributos.

«El hecho de que lleve un niño cargado, me surgió por la relación afectiva que tengo con los infantes y con mis hijos. Andros, el más pequeño, me sirvió de modelo. Él dulcifica la figura de quien hizo lo que tenía que hacer.

«No lo muestro con un fusil en los brazos, sino con una criatura que representa el comienzo de una Revolución no solo en la sociedad cubana, también en el marco de cada familia.

«El niño tiene en sus manitas un hombre que rompió las cadenas. Significa que las ideas retrógradas no tienen razón de ser frente a las nuevas ideas que traen consigo los cambios sociales, como los que han trascendido en Cuba.»

—En ella se aprecian objetos y símbolos diversos, ¿qué significado tienen?
—He pretendido representar los valores del Che y sus renuncias. En la motocicleta, el viaje suyo junto a Alberto Granado por Suramérica. El libro en el bolsillo, su pasión por la lectura y el importante valor que le otorga a la formación y educación del hombre. El tabaco de su mano derecha, el puro que entretiene y alivia el asma: y en su pecho —símbolo del infinito—, dos niños que recorren los latidos de su corazón.

«El movimiento de su pelo, el de una imagen divina, y la pequeña hamaca colgada entre sus cabellos, un reconocimiento a su sacrificio, a la renuncia a la placentera vida familiar que cambió por una húmeda hamaca en la Sierra Maestra.

«En su hombro, sobre una cabra, el niño que el Che siempre fue y que tira para el monte boliviano. Y en su paso viril y hacia el futuro, la energía renovada que le da el saber que el niño que porta en brazos tiene la libertad en su mano.»

—¿Por qué un niño cargado y precisamente Andros, su hijo?
—El niño representa la inocencia y la esperanza, el arma que más rápido cambia el mundo.
«Hasta hoy he podido tomar a mis hijos como modelos en mis distintas esculturas, lo que me permite no renunciar a ellos en mi trabajo. Tenía la edad apropiada y simbolizaba bien lo que quería conseguir como artista.»

—Santa Clara fue el destino de la escultura, ¿qué lo condujo a esta decisión?
—En un principio, cuando me surgió esta idea, pensé representar al Che tomando un avión. Iba a proponer que la situaran en el aeropuerto internacional José Martí, de Ciudad de La Habana, para que diera la impresión de que partía hacia un nuevo país, pues el Guerrillero no constituye patrimonio de nadie, sino de toda la humanidad. Sin embargo, Santa Clara tuvo el privilegio de tenerlo aquí, lo cual muchos hubieran deseado.

«Siento satisfacción por haber escogido este sitio simbólico. Pero lo que más me importa es que está en un lugar público, al alcance del pueblo, para que la puedan ver, tocar y querer.»

Finalmente, ponemos a consideración de nuestros lectores la opinión de Andros, el hijo de Casto Solano, sobre el Comandante Guevara, en cuyos brazos una réplica suya se encuentra en Santa Clara, a miles de kilómetros de distancia de donde vive.

«El Che sabía lo que hacía. Era solidario y una persona de mucha fuerza de voluntad. Creo que sus acciones fueron buenas, y debemos ser como él en cuanto a honestidad, humildad y valentía.»

1-Andros, el hijo de Casto Solano, fue el modelo que el artista utilizó para moldear el niño de la escultura.
2-El niño sobre la cabra representa al infante que siempre fue.
3-La moto simboliza los viajes del Che por Suramérica en compañía de Alberto Granado.

2 Respuestas a “EL CHE DE LOS NIÑOS CUMPLE DIEZ AÑOS

  1. ——————————————————————————–
    Las leyes y la agresión: esencia del castrismo
    Elizabeth Burgos
    Domingo, 30 de agosto de 2009
    Lo más llamativo del video del 22 de agosto del encuentro de Fidel Castro y diez jóvenes abogados recién egresados de la Universidad de Carabobo, no es el hecho de tratarse de su primera aparición en la televisión desde junio 2008, cuando se le vio junto al teniente-coronel Hugo Chávez. Ni tampoco el buen semblante que lucía esta vez gracias a los cuidados que le prodiga el médico español, (y no cubano, pese a la fama de la medicina cubana) doctor Luís García Sabrido, quien muy orgulloso por haber logrado salvarle la vida y el éxito de haberle hecho recuperar la salud, declaró hace un tiempo, que su paciente “está en forma para volver al poder”, y así informar al mundo, por si a algunos le quedan dudas, que Fidel Castro ha recuperado sus fuerzas para ejercer de nuevo toda su autoridad.
    No, lo más llamativo de la escena en la que se ve al dictador cubano practicando la actividad que más rentabilidad le ha prodigado para esparcir su influencia a lo largo y ancho del continente, es su oficio de oráculo delante un grupo de diez jóvenes venezolanos, recién egresados de la Facultad de Derecho de la Universidad de Carabobo rindiéndole pleitesía al hombre que tiene el record de la dictadura más longeva de la historia del continente y en donde el derecho del ciudadano no es ni siquiera un recuerdo para el pueblo cubano. Lo que intriga de esa aparición, es precisamente, el hecho de la formación de ese grupo de jóvenes. Es cierto que no deja de ser incongruente que se le llame “Fidel Castro” a una promoción de abogados, cuando se trata de alguien que no se siente concernido por la ley, pues la ley es él. También es cierto que después de todo Castro posee el título de abogado y es más sorprendente aún que grupos de médicos recién graduados hayan tomado como nombre de promoción el nombre de “Che” Guevara, para quién el juramento de Hipócrates significó una banalidad sin contenido, pues Guevara acabó con más vidas que las que salvó como médico. Pero, así son las cosas en el continente de “lo real maravilloso”.
    También es cierto que cuando el teniente-coronel Hugo Chávez informó a los medios haber acudido a La Habana para felicitar a Fidel Castro por su cumpleaños, mencionó de paso, que pronto un grupo de abogados venezolanos viajaría a La Habana a entrevistarse con Castro. Era evidente que algo se traían entre manos ambos cómplices.
    Por lo general, al dictador cubano siempre le han interesado, sobre todo, los admiradores de la versión épica de la revolución castrista; los guerreros o los candidatos a serlo; aquellos que le profesan culto a la acción militar, aunque sea de palabra.
    Tampoco Castro practica la espontaneidad en materia de imagen, ni nunca han sido invitados jóvenes latinoamericanos a Cuba simplemente a hacer turismo; el móvil oculto es el entrenamiento militar aunque vayan a estudiar medicina. Ahora resulta que le interesan los jóvenes abogados y eso no es un hecho gratuito.
    El fracaso de la receta guerrillera castrista que introdujo la región al escenario de la Guerra Fría, induce a los guerreros de antaño a ensayar la tan denostada democracia representativa. El empeño electoral de Lula Da Silva, fundador, junto a Fidel Castro, del Foro de Sao Paulo, que lanzó varias veces su candidatura, señaló la senda que al final fue coronada de éxito, demostró la viabilidad de esa opción. La victoria electoral de Hugo Chávez significó la prueba definitiva por la preferencia de la vía electoral pues además, lo hacía dueño de la riqueza petrolera. La fragilidad de las elites venezolanas, le pusieron en bandeja de plata, el tesoro. No en el Brasil, en donde existe una clase dirigente consciente de los intereses del país y de los suyos propios y de su papel en el futuro del país, que le impidió a Lula enfrascarse en la vía desestabilizadora de influencia castrista que fue por mucho tiempo su universidad en política, y más bien operó un viraje que le ha sido beneficio a los estamentos dirigentes brasileños por sus buenas relaciones con los gobiernos de Venezuela y de Bolivia, al mismo tiempo que Lula cubre su frente radical de izquierda doméstico, apoyando, sin condiciones, al gobierno de Hugo Chávez. La elección de Evo Morales en Bolivia, culminó la demostración de lo conveniente de la vía electoral, pues en definitiva, mediante leyes y constituciones a la medida del proyecto, se avanzaría hacia la implantación del modelo de gobierno inspirado en el cubano.
    Y cuando se pierde una elección, como las últimas en Nicaragua, se hace fraude, pues Fidel Castro juró, cuando los sandinista perdieron las elecciones (primer intento mediante el sufragio que se dio en el campo del castrismo) que los sacaron por un tiempo del poder, que nunca más perdería una elección.
    Además la tendencia general hacia la democracia se esparcía por toda América Latina, ansiosa de sacudirse los años precedentes inmersos en la violencia y la sangre, las torturas, los desaparecidos, los asesinatos de militares, los “ajusticiamientos”, como se disimulaban los asesinatos de los revolucionarios, los asaltos a bancos, los secuestros millonarios, los estudiantes convertidos en guerreros, la amenaza de una a de las mayores aberraciones del siglo XX; la invocación de Che Guevara de “crear dos, tres más Vetnams”.
    Los supuestos ideológicos del Foro de Sao Paolo no han variado. En el Foro Mundial Social celebrado en Caracas en 2006, Hugo Chávez, en su discurso de clausura exhortó a “La unión de los pueblos de América Latina, Asia y África para cambiarle el rumbo a la historia”. Es bajo ese presupuesto que se multiplican las elecciones en Venezuela y se realiza el hostigamiento permanente contra las instituciones, pero esa nueva versión de la guerra de guerrillas debe tener visos legales y encontrar seguidores duchos en materia de ley. Le llegó la hora a la formación de “combatientes abogados”; expertos en forjar la seguridad jurídica para entregarse a la inestabilidad política, como lo requiere el castrismo en su larga marcha hacia el totalitarismo continental, de allí la presencia de la promoción de abogados “Fidel Castro” , orientados en la tarea que será la suya que le cantaban al dictador: “Te queremos Fidel, te queremos”. Y el que parecía como el jefe del grupo le expresó que “No hay palabras para agradecerle muy humildemente”, y estar dispuesto a “dar la lucha en cualquier frente de guerra”. Se supone que el tema de la guerra fue abordado con anterioridad, porque Castro replicó: “No somos libres. Estamos pisoteados, matemáticamente está demostrado que estamos ocupados” . Si leemos entre líneas, se refería a Colombia y al acuerdo de cooperación militar con Estados Unidos. Fidel Castro se guardó bien de proponer recuperar la base militar de Guantánamo ocupada por Estados-Unidos.
    El modo de subordinación al proyecto castrista estará regido por la “ley” y en Venezuela, el camino está en marcha. Y cuando se sufre de “alucinación de la historia”, lo que es el caso de Fidel Castro y de Hugo Chávez, el control de la expresión, el lavado de cerebro desde la infancia, el doblegar de toda iniciativa, es indispensable para satisfacer el fantasma de rehacer la historia y cambiarle su rumbo.
    No toman en cuenta que aquellos que han ignorado las leyes de la historia, tarde o temprano, siempre han sido vencidos por la historia que se genera en su contra.
    Si la personalidad de Stalín impuso su legitimidad, pese a los horrores que cometió, no es porque el comunismo haya pretendido cambiar el rumbo de la historia, o por haber implantado el comunismo y haber practicado la justicia social, sino por la batalla de Stalingrado que derrotó al ejército alemán y a Hitler, el autócrata intervencionista que puso a Europa a sangre y fuego. Hitler se suicida cuando las tropas soviéticas llegaron a las puertas de Berlín.
    Antes de intentar un conflicto militar con Colombia, guardando todas las proporciones del caso, Hugo Chávez debería reflexionar sobre Stalingrado, y Stalingrado no se sitúa del lado de Venezuela, puesto que el proyecto expansionista, como lo fue el de Hitler, no es de Colombia sino del gobierno de Venezuela. Cuando la historia retoma su rumbo, que termina siempre por hacerlo, las legiones de “guerreros-abogados”, las leyes no los absolverán.
    eburgos@orange.fr
    Fuente de la informacion : http://www.analitica.com

  2. Betty Beatón Ruiz

    Excelente trabajo, colega. Felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s