EL TEATRO LA CARIDAD, DE SANTA CLARA, CUMPLE 124 AÑOS

Teatro La Caridad, de Santa Clara.
El teatro «La Caridad» llega a sus 124 años remozado totalmente y con un amplio programa cultural, que honra el interés por el desarrolo de la cultura y las artes escénicas en Santa Clara, de doña Marta Abreu de Estévez, quien lo entregó en propiedad a la ciudad un 8 de septiembre de 1895. Precisamente hoy, en la noche de recordatorio se escuchará allí la Misa Cubana, compuesta por José María Vitier en homenaje a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba.

La edificación fue declarada Monumento Nacional de la República de Cuba en 1981, y es considerado joya arquitectónica, patrimonial y cultural de la ciudad de Santa Clara. Por su escenario han desfilado figuras y compañias de renombre mundial, entre ellas: Enrico Caruso, Libertad Lamarque, Jorge Negrete, Rosita Fornés, la Compañía de Lola Flores,Chucho Valdés, Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba, la Compañía de teatro de Enrique Arredondo y la Compañía Codanza.

La pieza será dirigida por el propio Vitier e interpretada por importantes músicos cubanos entre los que resaltan el cantautor Amaury Pérez Vidal y las solistas Bárbara Llanes y María Felicia Pérez; esta última tendrá a cargo la dirección coral.

La dirección artística del espectáculo, que incluye una exposición de cuadros titulada “Alegorías de la Virgen” del pintor José Adrián Vitier, corre a cargo de Silvia Rodríguez Rivero.

La parte coral de la misa estará a cargo del Coro Exaudi y actuarán también la Orquesta Solista de la Habana, los percusionistas Abel Acosta y Luis Bárbaro Rodríguez, así como el violinista Alfredo Muñoz y la pianista María Victoria del Collado.

Información relacionada:

El teatro La Caridad reabre sus puertas.
La Caridad renace para el aniversario 320 de la ciudad

El Teatro La Caridad

El 8 de septiembre de 1895 abrió sus puertas el teatro La Caridad, una obra realizada por iniciativa de la ilustre Marta de los Ángeles Abreu de Estévez, para con sus ganancias hacer obras caritativas y perpetuar la memoria de sus padres.  La inauguración, fue precisamente el día de la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba.

Los primeros visitantes pudieron observar y admirar la elegante decoración, expresión del buen gusto y reconocimiento a los altos valores de la cultura nacional y universal. El cubano Miguel Melero, destacado pintor y profesor de la Escuela de San Alejandro realizó los bustos de Calderón y Echegaray; el ilustre escenógrafo español Miguel Arias laboró en los diversos telones y la escenografía; por otra parte, la decoración a relieve situada en la embocadura, y el conjunto escultórico para el frontón, estuvieron  a cargo del ingenio de Bossi. El pintor Filipino Camilo Salaya, graduado de la academia madrileña San Fernando, tuvo a su cargo la decoración del cielo raso y los laterales de la parte superior de la boca escena.

El Teatro La Caridad se erigió en el espacio que ocupó la Ermita de la Candelaria, primer templo que tuvo la villa y que había sido construido en 1696 por iniciativa del benefactor Padre Juan de Conyedo. En 1849, fue convertido en cuartel y posteriormente en Oficinas de Telégrafos hasta su total demolición en 1884. Para perpetuar su huella y dar un sentido de continuidad, la Ermita de la Candelaria, quedó estampada sobre el telón de entreactos de la naciente obra arquitectónica.

Obras similares al Teatro La Caridad existían en nuestra Isla con anterioridad, así tenemos: El Teatro de la Marina en Santiago de Cuba (1823), El Brunet en Trinidad (1840), El Principal de Camagüey (1850), el Sauto de Matanzas (1863), y posteriormente, en 1890, se erigió el Terry en la vecina ciudad de Cienfuegos.

En tal sentido la construcción de estas instalaciones en Cuba constituyó una peculiaridad en las ciudades cubanas más importantes del siglo XIX.

La propuesta de la construcción del teatro se hizo saber al Ayuntamiento de Santa Clara en diciembre de 1883, el Dr. Don Luis Estévez y Romero tuvo a su cargo las gestiones para la adquisición del terreno y apoyó incondicionalmente la decisión de su esposa. El Ayuntamiento, de total acuerdo, aceptó y aprobó la propuesta.

En agosto de 1885 se dio por terminada la construcción del edificio teatro, proyectado por el Ingeniero Don Herminio Leiva y Aguilera, acordándose su inauguración para el 8 de septiembre del propio año.

La buena nueva se le dio a conocer al Capitán General de la Isla para que asistiera, lo que no fue posible, según hizo saber al Gobierno de la ciudad, por sus muchas ocupaciones de trabajo, aunque agradeció la invitación que se le hiciera.

Rafael Tristá, como Alcalde Presidente del Ayuntamiento de la Ciudad Capital, acompañado de concejales y autoridades tuvo a su cargo la apertura del acto. Le siguieron, el discurso del Autonomista Rafael Montoro. A la escena subieron aficionados locales con la obra Los Lazos de la Familia y el Artista Camilo Salaya dio lectura a la poesía A Villa Clara. Cerró la noche teatral la polca La Pasionaria.

Como parte de las actividades de inauguración, los habitantes de la ciudad y de otros lugares de la provincia ofrecieron al día siguiente su agradecimiento a Marta y a su esposo en el propio teatro. Ellos fueron conducidos sobre una alfombra de flores naturales y se le obsequió, a la benefactora, una medalla conmemorativa a nombre del pueblo, también se presentó un grupo de aficionados que deleitaron a los presentes con la obra dramática La Caridad, y para cerrar la noche un grupo de solistas locales brindaron su talento artístico.

Seis días después, a propuesta del Concejal Juan Manuel Martínez, el Ayuntamiento aprobó por acuerdo unánime, otorgar al Dr. Luis Estévez Romero la condición de hijo ilustre de la ciudad, teniendo en cuenta los valiosos servicios que había prestado a ésta en unión de su esposa. Años más tarde, el 4 de abril de 1894 bajo la presidencia del Alcalde Martínez Pupo y a solicitud de los vecinos de la Calle San Juan Bautista, se le cambió el nombre por el de Estévez como gratitud a la familia de Marta; catorce días después sé modificó el acuerdo y se decidió nombrar a la Calle Luis Estévez en honor a éste y evitar que en un futuro pudiera ser confundido con un apellido similar, además se le nombró hijo adoptivo de la ciudad.

Sin dudas, a partir de ese momento y hasta hoy, el Teatro La Caridad ha sido una de las plazas culturales más relevantes del quehacer artístico de Santa Clara y de Cuba. Unido a la presencia en su escenario de prestigiosas compañías y artistas del exterior. También en él se han desarrollado importantes actos, conmemoraciones y reuniones bajo la dirección del Partido, el Gobierno y con la participación de las organizaciones de masas y el pueblo en general.

Testigo permanente durante 120 años de aciertos y desaciertos, del buen arte ejecutado por músicos, bailarines, actores dramáticos y artistas plásticos, aficionados y profesionales, de la preocupación y ocupación de muchos hombres y mujeres porque por siempre y para siempre esté entre nosotros nuestro Teatro La Caridad, que no es solo Monumento Nacional, sino que es por excelencia, un monumento a la vida, porque seguirá siendo su existencia la prueba de lo que seamos capaces de hacer por él.

Fuente: Portal El Villaclareño

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s