GLORIA LA RIVA Y LA CAUSA DE LOS CINCO

Libertad para los Cinco Héroes Cubanos presos injustamente en cárceles norteamericanas.“Hay mucha gente en Estados Unidos que cree en la justicia y apoya activamente a los cubanos” presos en ese país, “luchando cada día por su libertad”, asegura Gloria La Riva, coordinadora del Comité para la Liberación de los Cinco Cubanos, ante la extrañeza que provoca su entrega incondicional a esta causa, en entrevista exclusiva a Patricia Grogg, de IPS.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González fueron detenidos en 1998 acusados de espionaje y otros actos ilegales y sentenciados a severas penas en 2001, que hoy cumplen en distintas cárceles del gigante del norte.

Ellos “son hombres que hicieron algo que realmente merece respaldo, sacrificaron sus vidas personales para defender a su pueblo y a quien sea que fuera posible víctima del terrorismo. Nunca debieron estar en prisión” afirmó la activista en entrevista concedida vía correo electrónico.

IPS: ¿Eso quiere decir que ustedes están seguros de la inocencia de los Cinco?

GLORIA LA RIVA: Sí, ellos no planeaban dañar a nuestro país sino vigilar la red de grupos terroristas que habían estado atacando a Cuba desde el triunfo de la Revolución (1959). Defender a Cuba debe ser tarea de toda persona honesta y consciente.

Si los Cinco están en prisiones de Estados Unidos, entonces las personas que viven en este país tenemos el deber de hacer el mayor esfuerzo para que sean liberados.

IPS: ¿Quedan instancias legales en este caso? ¿Cómo valoran ustedes la situación de Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas, bajo cargo de conspirar para cometer asesinato?

GLR: Desgraciadamente, la ley que (el entonces presidente Bill) Clinton (1993-2001) firmó en 1996, llamada “Antiterrorism and Effective Death Penalty Act” (“Ley antiterrorista y de pena de muerte efectiva”), restringió de una manera permanente los derechos a la apelación de todas las personas condenadas en los Estados Unidos.

Esa ley limita el derecho de “Habeas Corpus” a solo una vez después del fin de la apelación directa, y con una fecha límite de sólo un año.

Entonces, como el último paso para Gerardo fue el 15 de junio del año pasado, cuando la Corte Suprema rehusó escuchar la petición de los Cinco, él tenía solamente hasta el pasado lunes 14 de junio para entregar una apelación “Habeas Corpus”. Es una situación muy difícil para Gerardo.

IPS: ¿En qué situación se encuentran los otros cuatro encarcelados?

GLR: Fernando, Ramón y Antonio recibieron reducción en sus sentencias en octubre y diciembre de 2009. Según el sistema carcelario, sus fechas de salida son las siguientes: René, 7 de octubre de 2011, Fernando, 27 de febrero de 2014, Antonio, 18 de septiembre de 2017, y Ramón, 30 de octubre de 2024.

No debemos aceptar esto como inalterable, todos tenemos que luchar más y más para que vuelvan pronto.

IPS: ¿Cuáles son las actividades más recientes del Comité a favor de los Cinco?

GLR: Una de las cosas más importantes en que estamos envueltos actualmente es la investigación sobre periodistas que estaban recibiendo pagos del gobierno federal mientras cubrieron el caso de los Cinco e hicieron una cobertura muy hostil y perjudicial.

Ha habido mucha gente trabajando en este empeño, una labor colectiva, del comité nacional y también colaboradores en otras partes del país y afuera. Aunque fue descubierto el pago a periodistas por otra solicitud de FOIA (Ley de Libertad de Información) en 2006, esos datos solo eran del 2001 hasta el 2006.

Nuestra labor descubrió esos pagos secretos durante el período que afectaba a los Cinco. Y ahora esa información es parte de la última apelación para Gerardo, el “habeas corpus”.

IPS: ¿Considera que se está violando la ley al hacer estos pagos secretos? ¿Por qué?

GLR: Cuando el gobierno creó las emisoras de propaganda gubernamental, que transmiten propaganda en el intento de influir dentro de otros países, también impusieron algunas restricciones a esas emisoras y programación.

Por ejemplo, como admisión de la naturaleza de esa “información” propagandística, la ley federal Smith-Mundt (de 1948) prohíbe que esa misma propaganda sea emitida o difundida dentro de las fronteras de los Estados Unidos. Creemos que esas emisoras no deben existir, es una ofensa e injerencia a la soberanía de otros pueblos, incluso Cuba.

Pero si Radio y TV Martí, voceros de contrarrevolución, están prohibidos de emitir sus contenidos dentro de Estados Unidos, entonces no hay nada de legalidad en esta práctica de pagar a periodistas en Miami secretamente para trabajar en estos medios mientras cubrieron la detención y juicio de los Cinco para el público de Miami, donde se realizaba el proceso en medio de una atmósfera revanchista y hostil.

Es por eso que exigimos la revocación de las condenas y sentencias de los Cinco, inmediatamente. La presión al gobierno en Washington es imprescindible.

IPS: ¿Existen precedentes? Es decir, ¿hay otros casos en que medien pagos secretos para influenciar a un jurado en pleno desarrollo del juicio?

GLR: Yo no sé de ninguno. Miami es una ciudad tan inusual, tan rara por ser el centro de operaciones de la ultraderecha, que los terroristas han podido operar abiertamente.

Cuando se trata de Cuba, y de un acusado que defiende a ese país, es el peor lugar en el mundo para un juicio. Hacerlo allí garantizó al gobierno que los acusados serían condenados a todos cargos que les impusieron. Además, en Estados Unidos, después de una condena de un acusado, no importa cuan injusta sea la sentencia, es altamente difícil revertirla, simplemente por el tecnicismo. Las cortes tienden a no cuestionar la política o fallo de un juez.

GLORIA LA RIVA Y LA CAUSA DE LOS CINCO

Patricia Grogg, de IPS, entrevista a la activista estadounidense GLORIA LA RIVA:  “Hay mucha gente en Estados Unidos que cree en la justicia y apoya activamente a los cubanos” presos en ese país, “luchando cada día por su libertad”, asegura Gloria La Riva, coordinadora del Comité para la Liberación de los Cinco Cubanos, ante la extrañeza que provoca su entrega incondicional a esta causa.

Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Antonio Guerrero, Fernando González y René González fueron detenidos en 1998 acusados de espionaje y otros actos ilegales y sentenciados a severas penas en 2001, que hoy cumplen en distintas cárceles del gigante del norte.

Ellos “son hombres que hicieron algo que realmente merece respaldo, sacrificaron sus vidas personales para defender a su pueblo y a quien sea que fuera posible víctima del terrorismo. Nunca debieron estar en prisión” afirmó la activista en entrevista concedida vía correo electrónico.

IPS: ¿Eso quiere decir que ustedes están seguros de la inocencia de los Cinco?

GLORIA LA RIVA: Sí, ellos no planeaban dañar a nuestro país sino vigilar la red de grupos terroristas que habían estado atacando a Cuba desde el triunfo de la Revolución (1959). Defender a Cuba debe ser tarea de toda persona honesta y consciente.

Si los Cinco están en prisiones de Estados Unidos, entonces las personas que viven en este país tenemos el deber de hacer el mayor esfuerzo para que sean liberados.

IPS: ¿Quedan instancias legales en este caso? ¿Cómo valoran ustedes la situación de Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas, bajo cargo de conspirar para cometer asesinato?

GLR: Desgraciadamente, la ley que (el entonces presidente Bill) Clinton (1993-2001) firmó en 1996, llamada “Antiterrorism and Effective Death Penalty Act” (“Ley antiterrorista y de pena de muerte efectiva”), restringió de una manera permanente los derechos a la apelación de todas las personas condenadas en los Estados Unidos.

Esa ley limita el derecho de “Habeas Corpus” a solo una vez después del fin de la apelación directa, y con una fecha límite de sólo un año.

Entonces, como el último paso para Gerardo fue el 15 de junio del año pasado, cuando la Corte Suprema rehusó escuchar la petición de los Cinco, él tenía solamente hasta el pasado lunes 14 de junio para entregar una apelación “Habeas Corpus”. Es una situación muy difícil para Gerardo.

IPS: ¿En qué situación se encuentran los otros cuatro encarcelados?

GLR: Fernando, Ramón y Antonio recibieron reducción en sus sentencias en octubre y diciembre de 2009. Según el sistema carcelario, sus fechas de salida son las siguientes: René, 7 de octubre de 2011, Fernando, 27 de febrero de 2014, Antonio, 18 de septiembre de 2017, y Ramón, 30 de octubre de 2024.

No debemos aceptar esto como inalterable, todos tenemos que luchar más y más para que vuelvan pronto.

IPS: ¿Cuáles son las actividades más recientes del Comité a favor de los Cinco?

GLR: Una de las cosas más importantes en que estamos envueltos actualmente es la investigación sobre periodistas que estaban recibiendo pagos del gobierno federal mientras cubrieron el caso de los Cinco e hicieron una cobertura muy hostil y perjudicial.

Ha habido mucha gente trabajando en este empeño, una labor colectiva, del comité nacional y también colaboradores en otras partes del país y afuera. Aunque fue descubierto el pago a periodistas por otra solicitud de FOIA (Ley de Libertad de Información) en 2006, esos datos solo eran del 2001 hasta el 2006.

Nuestra labor descubrió esos pagos secretos durante el período que afectaba a los Cinco. Y ahora esa información es parte de la última apelación para Gerardo, el “habeas corpus”.

IPS: ¿Considera que se está violando la ley al hacer estos pagos secretos? ¿Por qué?

GLR: Cuando el gobierno creó las emisoras de propaganda gubernamental, que transmiten propaganda en el intento de influir dentro de otros países, también impusieron algunas restricciones a esas emisoras y programación.

Por ejemplo, como admisión de la naturaleza de esa “información” propagandística, la ley federal Smith-Mundt (de 1948) prohíbe que esa misma propaganda sea emitida o difundida dentro de las fronteras de los Estados Unidos. Creemos que esas emisoras no deben existir, es una ofensa e injerencia a la soberanía de otros pueblos, incluso Cuba.

Pero si Radio y TV Martí, voceros de contrarrevolución, están prohibidos de emitir sus contenidos dentro de Estados Unidos, entonces no hay nada de legalidad en esta práctica de pagar a periodistas en Miami secretamente para trabajar en estos medios mientras cubrieron la detención y juicio de los Cinco para el público de Miami, donde se realizaba el proceso en medio de una atmósfera revanchista y hostil.

Es por eso que exigimos la revocación de las condenas y sentencias de los Cinco, inmediatamente. La presión al gobierno en Washington es imprescindible.

IPS: ¿Existen precedentes? Es decir, ¿hay otros casos en que medien pagos secretos para influenciar a un jurado en pleno desarrollo del juicio?

GLR: Yo no sé de ninguno. Miami es una ciudad tan inusual, tan rara por ser el centro de operaciones de la ultraderecha, que los terroristas han podido operar abiertamente.

Cuando se trata de Cuba, y de un acusado que defiende a ese país, es el peor lugar en el mundo para un juicio. Hacerlo allí garantizó al gobierno que los acusados serían condenados a todos cargos que les impusieron. Además, en Estados Unidos, después de una condena de un acusado, no importa cuan injusta sea la sentencia, es altamente difícil revertirla, simplemente por el tecnicismo. Las cortes tienden a no cuestionar la política o fallo de un juez.

http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=95740

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s