CUANDO LA PLAZA DEL CHE SE LLENÓ EN APENAS HORAS

El Comandante Fidel Castro y Miguel Díaz Canel en la Plaza Ernesto Che Guevara. 30 de septiembre de 1996.El periodista Narciso Fernández Ramírez recuerda lo sucedido un 30 de septiembre, pero de 1996, cuando la histórica Plaza Ernesto Che Guevara de Santa Clara, se llenó en apenas unas horas, para escuchar al máximo líder de la Revolución, Fidel Castro.

La noticia la dio Patria a las 6 de la mañana: «Hablará Fidel hoy en la Plaza», y lo que parecía ser otra jornada cotidiana, quedó convertida en una fecha histórica para los villaclareños y un punto de partida para nuevas metas y victorias.

Bastaron 12 horas desde el llamamiento inicial hasta las 6 de la tarde de aquel 30 de septiembre de 1996 para que la Plaza del Che quedara colmada de miles de santaclareños.

La pertinaz llovizna de esa tarde nada pudo contra el empuje popular. Había una deuda histórica que los villaclareños querían saldar. Desde la división política administrativa, en 1976, Fidel no había estado en Villa Clara. Ni incluso, cuando se inauguró la Plaza de la Revolución Ernesto Guevara en diciembre de 1988. «A Fidel no le gusta venir a Santa Clara», era un comentario bastante generalizado entre la población.

Las primeras palabras de su discurso fueron para explicar su asombro por haber llenado la Plaza en unas pocas horas y organizar un gigantesco acto en tan poco tiempo: «Cuando ayer por la noche, algunas horas después de arribar a la ciudad, el compañero Díaz-Canel y otros miembros de la dirección me propusieron celebrar un acto de masa, yo dije: “Bueno, ¿un acto de masa? Sí, con mucho gusto; pero, ¿cómo, dónde?” Dicen: “No, en la Plaza de la Revolución `Ernesto Guevara’.” Y digo: “¿Pero cómo, cómo se puede organizar un acto así en solo unas horas en ese espacio tan grande?” Dicen: “Sí, sí, se organiza, y se llena la plaza, puede estar seguro.” Bueno, yo creo en ellos, y creo en ustedes; pero no dejaba de parecerme algo realmente asombroso. Creo que nunca se organizó un acto tan grande en tan breve tiempo.»

Luego Fidel le explicó al pueblo los motivos del dilatado reencuentro: «Les quiero simplemente decir que he empleado esas ocasiones y esos viajes para ir a los lugares donde teníamos algún tipo de problema, no a aquellos donde todo marchaba perfectamente bien. No lo tomen, por favor, como un olvido; tómenlo como un reconocimiento.»

Y  acotó:  «[…] esta se vuelve una fecha histórica, no porque nosotros estemos aquí, sino por lo que ustedes han sido capaces de hacer este 30 de septiembre; para mí será una fecha histórica que me unirá eternamente en el recuerdo a esta ciudad y a ustedes, que nos colma de orgullo a todos nosotros, que nos llena de confianza y de fuerza.»

No faltó el reconocimiento a la tradición patriótica villaclareña: «No hay tarea, no hay proeza en que no hayan estado presentes masivamente los villaclareños.»

En aquella interacción líder-masa se dio un hecho curioso de confusión geográfica entre los términos Santa Clara y Villa Clara. De manera jocosa, Fidel comentaba: «¿Por qué le llaman villa a una provincia, en lugar de llamarle villa a una ciudad? La lógica es lo que me ha realmente confundido (RISAS). Una villa. Dije: Bueno, esta gran villa que fue pequeña en algún tiempo. Bueno, lo de Santa Clara: claro que la ciudad es una santa, ¿quién lo va a discutir? (RISAS), pero también es una villa muy grande, ¿no? (RISAS.) Entonces voy a tener cuidado, pero ustedes me entendían, ¿verdad? (APLAUSOS Y EXCLAMACIONES DE: “¡Sí!”), cuando yo hablaba de Santa Clara.»

Esta inexactitud motivaría días después al desaparecido maestro del periodismo villaclareño Roberto González Quesada, escribir un esclarecedor trabajo en la edición de Vanguardia del 5 de octubre con el título: Villa Clara-Santa Clara historia de nombres y un reto.

A partir ese 30 de septiembre de 1996, la provincia fue otra y se formó un verdadero huracán de trabajo. Un año después, el 17 de octubre de 1997, con la llegada de los restos del Che y su Destacamento de Refuerzo, se daría el vuelco definitivo, y desde entonces, los villaclareños hemos estado en la vanguardia del país y somos su provincia más estable.
La remembranza de aquel hito en la historia villaclareña viene a colación con la más reciente aparición pública de Fidel en el acto por el aniversario 50 de los Comités de Defensa de la Revolución.

Tanto en la de acá de Santa Clara —hace 14 años—, como la del Palacio de la Revolución, este 28 de septiembre, nos muestran al invicto Comandante en Jefe de siempre. Y es que Fidel es Cuba y Cuba es Fidel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s