ESLINDA NUÑEZ, PREMIO NACIONAL DE CINE 2011

Eslinda Núñez, Premio Nacional de Cine 2011. Cuando Eslinda Núñez Pérez llegó a La Habana y se enroló en Teatro Estudio, hubo quienes le pronosticaron una carrera de co­me­diante.

Pero un buen día del año 1963, se le presentó la oportunidad de trabajar en el filme El otro Cristóbal, del director francés Armand Gatti. Así comenzó una extensa carrera cine­matográfica que convirtió a esta santaclareña —junto a la cienfue­guera Daisy Granados— en uno de los rostros femeninos emblemá­ticos del cine cubano en el período revolucionario.

Para una mujer que intervino en los clásicos de nuestra pantalla grande, Memorias del subdesarrollo y Lucía, el Premio Nacional de Cine 2011, que le fuera entregado en el cine Chaplin, es un reconocimiento que se veía venir. Particularmente, no me sorprendió.

—Para una actriz tan laureada a lo largo de su carrera, ¿qué de especial puede significar este premio?
—Realmente este premio ha­ce a una pensar en qué ha hecho du­rante toda la vida. Es un mo­mento de reflexión, meditación y felicidad.
«He visto cómo un trabajo de casi 50 años ha sido recom­pen­sado. Estuve entre las fina­listas en muchas oca­sio­nes, y al fin me tocó. Lo que más me ha hala­gado es la repercusión en la gente, una repercusión tan linda, ante la cual una se da cuenta de que tuvo un valor todo el sacrificio y la lucha por realizar mejor mi tra­bajo.»

Por Osvaldo Rojas Garay, periódico Vanguardia

—¿Cómo se enteró del ga­lardón?
—Me llamaron a la dirección del ICAIC. Fue un momento muy emo­tivo, y entonces empecé a disfrutar, a pesar de la gripe que sufría por esos días.

—¿Quiénes le vi­nie­­ron a la mente en ese momento de ale­gría?
—Tengo que agra­de­cer a muchos, pero siem­pre pienso en Hum­­­berto Solás, una per­sona que me apoyó en toda mi carrera. Me estimulaba a pre­sen­tarme en los castings, incluso, prácticamente me obli­gó a que fuera al del filme El jinete sin cabeza.

«También le estoy agradecida a Saúl Yelín, un hombre muy culto que cuando yo estaba recién llegada de Santa Clara me ayudó en los momentos difíciles.»

—Hablando de Humberto Solás, y a casi 43 años del es­treno, ¿qué le ha apor­tado Lucía a la cinema­tografía cubana?
—Le dio una luz larga. Lucía fue algo realmente des­co­llan­te, muy especial, por­que explica, a través de tres mujeres, una serie de verdades propias del mundo femenino. Es una película que mantiene su juventud.

—Después de este filme, le ofrecieron va­rios pro­yec­tos con per­so­na­jes de niñas ro­mán­ti­cas, tier­nas. ¿Cómo logró esca­par de esa etiqueta?
—Sí, después de Lucía me ofrecieron personajes similares, pero me interesaba también dejar claro que yo podía asumir otros roles como los que interpretaba en el teatro. Ahora pienso que, quizás, de haber aceptado algunos de aquellos trabajos, los hubiera podido hacer diferentes.

—¿Cuánto puede haber cam­biado su vida ser famosa, como ahora, por ejemplo, al otorgarle el Premio de Cine 2011.
—La fama es un suceso circunstancial, hoy está y puede que mañana no. En mi caso, sí ha cam­biado mi vida en el sentido de que me exige mayor responsabilidad cuando me enfrento al público; ese público que te elogia por tu trabajo, pero a veces también te dice cosas que te llevan a reflexionar.

«Te voy a contar una anécdota, y no sé si viene al caso. En una oca­sión, iba por una calle y sentí que alguien me seguía, cambié de acera y esa persona apresuró los pasos, se acercó y me dijo: “¿Puedo hablar con usted? Admiro su trabajo, pero no le perdono el papel que está haciendo en tal dramatizado.” (Eslinda, por razones éticas, no men­cio­nó el programa.)

«“A decir verdad —le contesté—, a mí me gustó el personaje cuando me entregaron el guión, y creí en él.”

«“De todas formas —me dijo— yo veo el programa para verla a usted, porque es una de las pocas interpretaciones creí­bles, pero al­guien como usted debía poner más cuidado al escoger a los perso­najes”.»

—En una entrevista para la revista Cine Cubano, usted afirmó: «No quiero que me recuerden por saber manejar una sombrilla o caminar con delicadeza»; enton­ces, ¿cómo quiere que la re­cuer­den en la historia del cine cubano?
—En realidad, en cada ac­tua­ción trato de transmitir una verdad; quiero que me recuerden como una actriz con una verdad y con una pasión por lo que hace, simple­men­te así.

—Muchos consideran que la década de los 60, en la cual apa­re­cieron filmes como Memo­rias del subdesarrollo, Lucía y La primera carga al machete, en los cuales usted tuvo la satisfacción de actuar, es la década de oro del cine cubano. ¿Coincide con esa opinión?
—Yo creo que resultó una década provechosa, muy impor­tante en la música, la plástica y la cinematografía. Fue el encuentro con el público, y este se vio reflejado en la pantalla grande. Y no solo por las películas, sino también por los documentales, sobre todo, los de Santiago Álvarez. Además, fue la época de preparación de toda mi generación.

—¿Cómo ve nuestro cine actual?
—El hecho de que exista di­versificación en los medios ma­si­vos de cine, e implementos téc­nicos más cercanos a las perso­nas, ofrece más posibili­dades para que los artistas puedan asumir pe­queñas obras (cuentos, vi­deo­clips). Todo eso resulta muy bueno, para luego, en un futuro, involucrarse en los largometrajes.

—¿Proyectos?
—No me gusta adelantar los proyectos, porque algunos se rea­li­zan y otros no; pero, mira, estoy trabajando en una novela de Rolan­do Chiong que se llama Santa María del Porvenir. Yo estaba loca por participar en una comedia, y ahí interpreto a un personaje que me resulta interesante, me parece que puede ser simpático.

—Hasta ahora, no hemos ha­blado nada de su familia…
—Bueno, mi esposo, Manuel He­rrera, villaclareño como yo, es director de cine (Un sábado sin sol, Capablanca, Bailando chachachá), y en este momento está al frente de la Cinemateca de Cuba. Mi hijo, Inti, aunque al principio dijo que no iba a dedicarse al séptimo arte, poco a poco tomó la determinación de ir a la escuela de cine, se presentó y aprobó. Imagínese, desde niño ha­bía visto a los grandes rea­li­za­dores del país discutiendo sus guiones en mi casa.

«Tengo también una nieta ado­rable, y la familia se completa con la esposa de mi hijo, que es on­có­loga.»

—¿Cuáles recuerdos guarda de sus años juveniles en Santa Clara?
—Todos mis recuerdos juve­niles pertenecen a Santa Clara, ahí me formé y luego vine para La Ha­bana en contra de mi voluntad. Allí tengo familiares y muy buenos ami­gos. Me gusta mucho esa ciu­dad, donde hay gente muy inte­re­sada por la cultura, de eso me sien­to orgullosa. Nunca he roto ese víncu­lo, y no dudes que un día regrese a Santa Clara.

Anuncios

Una respuesta a “ESLINDA NUÑEZ, PREMIO NACIONAL DE CINE 2011

  1. Pingback: Eslinda Núñez Pérez, Cuba’s National Film Award Laureate « Repeating Islands

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s