Huellas del Che en la industrialización del país

Trabajos de construcción de la INPUD en Santa Clara, industria inaugurada por el Che.

Trabajos de construcción de la INPUD en Santa Clara, industria inaugurada por el Che.

Al triunfo de la Revolución, Cuba heredó un difícil panorama económico como país subdesarrollado y monoproductor, dependiente del azúcar, principal renglón productivo en manos extranjeras y un grupo de acaudalados nacionales.

La dirección del Gobierno Revolucionario, preocupada por la difícil situación del numeroso ejército de desocupados, carentes de  ingresos, y la necesidad de diversificar la producción de bienes para la sociedad, se dio a la tarea de crear fuentes de empleo.

A partir de su designación como ministro de Industrias, en  marzo de 1961, el Comandante Ernesto Che Guevara realizó constantes  visitas a empresas fabriles con el objetivo de controlar su funcionamiento y lograr  una mayor eficiencia.

De esa forma dieron inicio las ampliaciones de varias instalaciones y la creación de nuevas fábricas a lo largo y ancho del país, lo cual se conoció como proceso de industrialización en distintas ramas de la economía.

Por Agencia Cubana de Noticias (ACN)

Entre los lugares de mayor presencia del legendario guerrillero en esa época, sobresalió el territorio central de Cuba, que comprendía a la antigua provincia de Las Villas, actualmente Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus.

En esa época Santa Clara, era urbe con pocas industrias, solo contaba con pequeños talleres para la fabricación de calzado, la tenería, escogidas y despalillos de tabaco, los denominados “chinchales” para el torcido, la embotelladora de refrescos y algunas dulcerías y panaderías.

El 14 de julio se cumple el aniversario 50 de la visita que realizó el Comandante Guevara a Santa Clara, donde recorrió los terrenos en proceso de excavación para situar los cimientos de lo que sería la Industria Nacional Productora de Utensilios Domésticos (INPUD), y apreció la magnitud de la obra.

En esa ocasión, al Che le acompañaban el Comandante Juan Almeida Bosque, entonces jefe del Ejército del Centro, y Arnaldo Milián Castro, primer secretario del Partido en la antigua provincia de Las Villas.

Refiere Aldo Isidrón del Valle, quien en esa época era el corresponsal del periódico Revolución y tuvo la oportunidad de acompañar al Comandante Guevara en varios recorridos por el territorio central, que solía iniciar sus visitas por Santa Clara, donde residían los padres de Aleida March, su esposa.

En ocasiones, partían hacia Cienfuegos, a Sancti Spíritus, Caibarién o Sagua la Grande, donde visitaba obras en construcción e instalaciones en funcionamiento y dialogaba con dirigentes y obreros,  acerca de la producción, calidad, disciplina y ahorro, comenta Isidrón, coautor del libro Regreso, sobre la presencia del Che en Cuba.

\”La empresa INPUD -añade- inició la producción por los talleres de moldes y troqueles, que posibilitarían las producciones que le siguieron para la fabricación de utensilios destinados al hogar, como fueron cocinas de kerosene, ollas de presión, cafeteras, ventiladores, y refrigeradores, entre otros equipos\”.

Subraya el investigador sobre la vida del médico cubano-argentino, que en casi todos los hogares de la Isla existe uno o más equipos elaborados en esa planta villaclareña, de ahí el significado de esa industria para las familias cubanas.

La visita del Che hace medio siglo, se extendió a la fundición Nueve de Abril, donde dialogó con los trabajadores, principalmente con José Ventura, destacado por la  calidad de su trabajo, lo cual motivó el reconocimiento del entonces Ministro de Industrias, comentó a la AIN Vicente Hernández Domínguez, miembro del Comité Municipal de Partido en Sagua la Grande.

Le ofreció de estímulo que fuera con su esposa al Hotel Habana Libre, y el obrero respondió apenado que no podía  porque ella era negra; el Che lo felicitó, y dijo: \”ahora con más razón, pues eso es una demostración de no tener prejuicio racial\”.

Esa fundición, creada en 1902, tiene una larga tradición laboral en la fabricación de piezas y equipos para la industria azucarera cubana y el colectivo, fiel a las ideas del Che, siguió la máxima de mantener la calidad a pesar de su tecnología obsoleta, con equipos de principios y mediados del siglo anterior.

Significó Hernández que la fundición Nueve de Abril cumplió el plan del año anterior en 104 por ciento, y actualmente, al cierre de junio, satisface las solicitudes  de producción para los ingenios del país y con destino a la exportación hacia el área latinoamericana y del Caribe.

El recorrido del ministro y sus acompañantes ese día se extendió hasta la salinera Nueve de Abril, en las proximidades del poblado de Isabela de Sagua, donde apreció la rigurosa faena de sus trabajadores.

La presencia del Che en las fábricas y escuelas donde se formaban los futuros técnicos y obreros calificados que trabajarían en las industrias, constituyó un estilo y sistema de trabajo de gran eficacia para el control del sector en el país, y los trabajadores lo recuerdan con cariño y admiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s