CARLOS ACOSTA, orgullo de ser cubano

Carlos Acosta

El bailarín Carlos Acosta, merecedor del Premio Nacional de Danza 2011.

Carlos Acosta pertenece a ese selecto grupo de las estrellas mundiales de la danza. No habrá en este mundo ningún balletómano que no sepa de sus triunfos en las grandes compañías de Europa y América. Este lunes, en el Gran Teatro de La Habana, el primer bailarín cubano recibirá el Premio Nacional de Danza, distinción que por primera vez se entrega a alguien tan joven: Acosta apenas tiene 38 años.

Claro que su obra es una buena razón: pocos cubanos —Alicia Alonso, Loipa Araujo o más recientemente, José Manuel Carreño— han tenido una carrera internacional tan prominente.

Siendo todavía estudiante de ballet, obtuvo premios en certámenes internacionales: Medalla de Oro del Prix de Lausanne (1990), Grand Prix de la 4ª bienal Concours International de Danse de Paris (1990), Premio Vignale Danza en Italia (1990), Premio Frédéric Chopin, otorgado por la Corporación Artística Polaca (1990), Premio al Mérito en la Competición de Jóvenes Talentos, Positano, Italia (1991), Premio Osimodanza, Italia (1991)…

En esos años bailó en montajes de Compagnia Teatro Nuovo di Torino y del Ballet del Teatro Teresa Carreño de Caracas. En 1991 fue invitado a participar en la temporada del English National Ballet, en Londres.

Después de su corta estancia en el Ballet Nacional de Cuba, entre 1992 y 1993, Acosta fue contratado por el Houston Ballet en calidad de primer bailarín. Allí bailó los principales roles del repertorio tradicional.

En 1994, durante una gira del Ballet Nacional de Cuba por España, fue nombrado primer bailarín de la compañía, categoría que todavía ostenta.

Pero en 1998 alcanzó su mayor reconocimiento internacional, al formar parte de manera estable del Royal Ballet, en Londres, con la categoría de bailarín principal.

Con esa compañía, Acosta ha recorrido el mundo bailando los grandes montajes clásicos y obras contemporáneas. Fue ahí donde alcanzó el estatus de estrella internacional.

Después, pasaría a formar parte eventualmente de otra gran compañía: El American Ballet Theater.

Durante todos estos años, Acosta ha mantenido sus lazos con Cuba, ya sea participando en los festivales Internacionales de Ballet, otras temporadas de la principal compañía de Cuba, o colaborando con otras agrupaciones, como Danza Contemporánea de Cuba.

Aquí también debutó como coreógrafo, al reunir a bailarines de distintas agrupaciones para su ballet Tocororo, que después tuvo exitosas presentaciones en Gran Bretaña.

Acosta fue uno de los principales protagonistas de uno de los grandes acontecimientos de la escena cubana: la primera presentación en Cuba, en el verano del 2009, del Royal Ballet.

Con su poderosa presencia escénica, su fuerza interpretativa y sus grandes condiciones técnicas, Acosta ha presentado al mundo la pujanza de la escuela cubana de ballet, en la cual fue formado.

Pero él, en cuestiones artísticas, ha sido una verdadera esponja: ha asumido también las enseñanzas de otras escuelas. Y es también un entusiasta promotor cultural.

Pero Carlos Acosta es, ante todo, (y así se identifica en todas partes), un artista cubano. Ese es su orgullo y su responsabilidad.

Fuente: Cubasi.cu

Anuncios

Una respuesta a “CARLOS ACOSTA, orgullo de ser cubano

  1. La interpretación de El Corsario por Ivan Vasiliev ha sido siempre una de mis favoritas, pero la ejecución de Carlos Acosta es simplemente…única. Además, casi siempre expresa contento por lo que baila. Gracias por compartir. Saludos. Luis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s