Concierto de Trovarroco en Casa de las Américas

Trío Trovarroco

Trío Trovarroco

Demasiado alto puso el listón de la excelencia y los emblemas de la música cubana el Trío Trovarroco con su concierto en esta edición 53 del Premio Literario Casa de las Américas 2012.

Si una joya oratoria resultó el discurso inaugural del  escritor uruguayo Eduardo Galeano y sus lecturas en la Sala Che Guevara, similar valía tuvo la noche con esta agrupación de virtuosos  músicos villaclareños.

Fórmula ideal la de “Trovarroco”, una perfecta simbiosis entre lo mejor del barroco y el renacimiento de los siglos XV y XVI y elementos de las esencias de la vieja y nueva trovas cubanas, en un toma y daca de épocas que borra fronteras entre géneros y estilos en síntesis de altísima jerarquía.

Embrujo sintieron los presentes desde el comienzo con un “Divertimento” del barroco irlandés, seguido por sorprendentes y multifacéticas versiones de clásicos criollos como el “Chan Chan” de Compay Segundo, “Rompiendo la rutina”, de Niceto Díaz, el danzón “Almendra”, de Abelardo Valdés o un Danzonete tan poco usual en este tipo de presentaciones

De asombro,  en mayor asombro transitó el auditorio con valses latinoamericanos o el conocido joropo venezolano “Alma llanera”, de Pedro Elías  Gutiérrez para desembocar en una trilogía de sones de excelencia de Miguel Matamoros.

Reverberar parecía el aire en torno a las cuerdas durante los rasgueos o punteos de Maikel Elizalde en la guitarra, Rachid en el tres o César Bacaró con la engañosa mesura de su bajo.

Pero donde de veras se rozó el delirio auditivo fue con las composiciones de Rachid López, director de “Trovarroco”, como con su nana Tu llegada, la pieza Barroco en son menor y Homenaje a trovadores y soneros, con la cual cerraron el concierto.

La consagración absoluta y el delirio del público llegó con “Homenaje a trovadores y soneros”, compuesta por Rachid en 1999 durante una estancia en esa meca trovadoresca que es Santiago de Cuba.

En una primera parte, sutiles citas de la trova tradicional cubana aluden desde una “Perla marina” de Sindo Garay, hasta un “Unicornio azul”, de Silvio Rodríguez.

La segunda parte es todo un regalo sonoro, a modo de provocación dialogante, de convocatoria humorística a los trovadores idos para entregar su legado más vivo que nunca,  y a los presentes.

Sonrisas y francas carcajadas provocaron estos geniales músicos con sus ocurrencias y pícaras citas que mezclan piezas inscriptas en la memoria colectiva de los cubanos con pasajes inusitados de,  por ejemplo, “La pantera Rosa”, de Manzini o cualquier otra inimaginable acotación musical del hombre contemporáneo en el más sorprendente  formato.

El bordoneo de Rachid en el tres, en provocativo contrapunto con la guitarra de Maikel, ponía en vilo a la audiencia, que liberaba tensiones con una carcajada, cuando uno de los intérpretes sobrepasaba el puente de sus cuerdas buscando posiciones extremas inexistentes en su ansia de sostener un sobreagudo.

“Trovarroco”, otra vez, mostró sus credenciales de agrupación cubana contemporánea fuera de serie, en una edición del Premio Casa que tiene todas las papeletas marcadas para señalar un hito insuperable en la ya histórica huella dejada por una institución fundada por la Heroína de la Revolución Haydée Santamaría.

Fuente: Octavio Borges Pérez, Servicio Especial de la AIN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s