Archivo de la etiqueta: ahorro

Horario de invierno en Cuba a partir del domingo

Cambio de hora, Cuba.

La vuelta al horario normal en Cuba exige más ahorro de los recursos energéticos.

A partir del 13 de noviembre,  comenzará a regir en Cuba el horario normal, o de invierno, como también se le conoce. Mañana domingo a la 1:00 de la madrugada, se deberán atrasar una hora los relojes, después de estar adelantados por  ocho meses.

Con su aplicación se hace un mayor uso de la luz artificial, pues al iniciarse los meses de invierno, las noches son más largas.

La idea del cambio de hora en el mundo se remonta al año 1784, cuando Benjamín Franklin, embajador de los Estados Unidos en Francia, envió una carta al diario Le Journal, de París, donde proponía algunas medidas para ahorrar energía.

Al principio, sus propuestas no fueron tomadas en serio, pero con la incorporación de la iluminación con gas, su peligrosidad hizo que algunos se plantearan seriamente el tema del ahorro.

No fue hasta la Primera Guerra Mundial en 1916 en que se inicia esta práctica, usada por los países aliados con el objetivo de economizar electricidad, pero después de la Segunda Guerra Mundial se abandonó. Sigue leyendo

APAGA LA LUZ PARA ENCENDER EL PLANETA

Con la iniciativa del apagón mundial se pretende llamar la atención sobre el alto consumo de energía en el mundo.La organización World Wide Fund for Nature (WWF) nos convoca a participar el próximo sábado en la Hora del Planeta, un apagón programado a nivel mundial para concienciar sobre los estragos del cambio climático y la necesidad de promover un consumo sostenible.

A las 20.30 horas, empresas, instituciones públicas y ciudadanos están llamados a oscurecer sus lugares de trabajo, monumentos y casas durante una hora en un gesto de compromiso con el medio ambiente que pretende batir este año record de participantes.

Hasta el momento unas 4.000 ciudades de todo el mundo han anunciado su participación en esta acción solidaria con la naturaleza, que tiene su origen en 2007. Ese año, más de 2 millones de sydneysiders apagaron la corriente eléctrica de sus hogares en un acto reivindicativo que se ha repetido año tras año y ha conseguido dejar a oscuras lugares emblemáticos como la Puerta de Brandeburgo, las Pirámides de Giza y la Ciudad Prohibida de Pekín.

La organización anima a registrarse en su página oficial y apagar simbólicamente una bombilla en su mapa virtual.

EL AIRE FRÍO, EN EL PUNTO DE MIRA

Equipos de aire acondicionado, en la mira del ahorro.El ahorro de electricidad deviene en Cuba una de las acciones más importantes para enfrentar las carencias financieras y de recursos, derivadas de una crisis que abarca ya a todos los continentes. Estamos en un período del año donde los consumos energéticos se disparan, y el estado pone especial énfasis en no afectar al sector residencial.

Los medios de comunicación generan diariamente un sinnúmero de convocatorias, llamados y apelaciones a corregir conductas inadecuadas ante el ahorro y la eficiencia, los ministerios, instituciones, y todas las instancias gubernamentales lo hacen también por sus vías… se dictan resoluciones, normas, planes y hasta órdenes de corte eléctrico…

Por la vía de la climatización de los locales en empresas estatales y en unidades de servicio y comercio,  no solo se consume una importante cantidad de energía, sino que debido a ineficiencias y medidas de control, se derrocha también la electricidad generada. ¿Molestias?, por supuesto, pues el calor es intenso en esta época del año, pero ante el mal peor del apagón total, es preferible sufrir solo el calor.

Algunos piensan que con apagar los equipos de aire acondicionado en determinados horarios resuelven el problema del sobreconsumo de electricidad. Un simple vistazo al tema en Villa Clara, como el que da el periodista Freddy Cabrera, acompañado de algunos especialistas dela Empresa Eléctrica, permite comprobar que la cuestión es mucho más seria.

Sigue leyendo

VILLA CLARA EN REVOLUCIÓN, CON EL AHORRO DE ENERGÍA

Ahorrar es la palabra de orden en Cuba, si queremos evitar que regresen los apagones.Quizás en las últimas décadas no ha habido en Cuba una palabra más leída, escuchada y vivida que «AHORRO». Y la recordamos así, enorme, mayúscula, en vallas y carteles, en periódicos, y sobre todo, en cada uno de nuestros días… en tales términos comienza la colega Rayma Elena, su comentario sabatino para el periódico Vanguardia, que como casi todos los viernes publico en Alocubano, mientras ella se decide a tener su propio blog.

Y como nosotros, muchos en Villa Clara saben que no es un término recién inventado como pareció desde que el pasado mes comenzó a ocupar la primera plana de nuestra cotidianidad.

La televisión «energizó» todas sus promociones, antes con esporádicas apariciones, y, de repente, convertidas en entre-innigs de play off; otros nuevos mensajes surgieron en todos los medios de comunicación audiovisuales, y en la prensa escrita subieron su average los artículos sobre el tema.

Sigue leyendo

LUZ LARGA EN EL AHORRO

Ahorrar no implica dejar de producir o brindar servicios con eficiencia, según el objeto social de cada centro o entidad.No sabría ubicar cronoló­gi­ca­mente el hecho, en uno de los años difíciles que nos ha tocado reportar. Tampoco podría precisar en cuál de los tantos recorridos por Villa Clara sucedió. Pero quizás, al contar la anécdota, muchos digan con cierta pena: «Aquí fue, yo estaba ahí»; porque, aquí, ni lo bueno —por fortuna— ni los errores —y eso no alegra— son tan exclusivos de un territorio.

Así comienza la colega y amiga, Rayma Hernández su columna sabatina para el periódico Vanguardia, donde trabajamos ambos, esta vez dedicada a comentar, con su acostumbrada agudeza, los avatares y las incongruencias de la política de ahorro material y energético que vivimos en el país desde hace dos décadas…

Integrando una comitiva, asistí a una reunión en la que discutían, entre otros asuntos graves, la falta de combustible para el transporte sanitario y los carros de servicios necrológicos. No puede haber situación más difícil; por tanto, los directivos del lugar plantearon el asun­to con el propósito de que el nivel superior ofreciera soluciones.

Por supuesto, la inquietud encontró la receptividad necesaria; pero una pregunta desde la presidencia llamó a la reflexión: «¿Los carros de todos los directores de organismos y empresas están rodando?» Fue el silencio el que dijo «Sí», antes de que el dirigente afirmara que había que resolver el problema, pero primero —les aclaró—, si era necesario, tendrían que vaciar los tanques de sus autos, antes de paralizar dos servicios: de vida y muerte, e igualmente sensibles para la población.

Sigue leyendo