Archivo de la etiqueta: Editorial Pablo

Ganadores del concurso Hablar de Pablo

Los ganadores del concurso Hablar de Pablo, convocado por la editorial Pablo de la Torriente, para conmemorar los 110 años del natalicio y los 75 de la caída en combate, del destacado periodista, combatiente e internacionalista Pablo de la Torriente Brau, fueron dados a conocer.

El certamen, que estuvo dirigido a los estudiantes de las escuelas primarias y secundarias del país, recibió una buena acogida, a juzgar por la cantidad y calidad de los trabajos recibidos, por lo que los más destacados resultaron:

Álvaro González Rodríguez, de la escuela secundaria básica Felipe Torres, de General Carrillo, del municipio de Remedios, en Villa Clara, con la poesía A Pablo.

Mariana Mora Candía, de la secundaria básica, Hubert de Black, Nuevo Vedado, Ciudad de la Habana, con la poesía Pablo de la Torriente fue.

Daimarelis Castro Suárez, de la secundaria básica Combatientes de Playa Girón, municipio Cerro, Ciudad de la Habana, con las poesías A hablar de Pablo, ahora y A Pablo.

Carlos Cardentey Rubalcaba, de la escuela primaria Vado del Yeso, municipio, Centro Habana, con el dibujo Pablo: de Cuba y de Puerto Rico.

Daniel Monzón Alemany, de la escuela secundaria básica Carlos J. Finlay, Vedado, Ciudad de la Habana, con el dibujo: Retrato de Pablo.

Fueron reconocidas también las composiciones Sobre Pablo de la Torriente Brau, de Enrique A. Santana, de la secundaria básica Carlos J. Finlay,en el Vedado,en Ciudad de la Habana; y Pablo de la Torriente, del ya mencionado estudiante Álvaro González Rodríguez, de General Carrillo.

ALÉ ALÉ RECULÉ. Nostalgias por Julio Cueva

Alé alé reculé. Nostalgias de Julio Cueva.

Alé alé reculé. Nostalgias por Julio Cueva, de la musicóloga Dulcila Cañizares, será presentado en la Feria del Libro.

Prólogo de Vivian Núñez.— Dulcila Cañizares es el hada madrina de los olvidados. Si hubiera –y debiera haberlo– un Premio Nacional al Rescate de la Memoria, ella estaría de seguro entre los primeros candidatos.

Conocerla y conversar con ella siempre es una fiesta. Guajira natural, ocurrente, sensible y culta, Dulcila despliega la misma y simpática energía tanto para brindar un café –“te salvaste, tengo Pilón, que el de la libreta no hay quien se lo tome” – que para buscar una foto que tiene 100 años y que conserva como un tesoro incomparable –“si me la pierdes te mato– “. Sigue leyendo