Archivo de la etiqueta: español

FRASES IRRITANTES DEL IDIOMA ESPAÑOL

Según una encuesta realizada entre los lectores de BBC Mundo, la frase “¿Me entiendes?” se lleva el premio a la expresión más irritante en idioma español. Esta muletilla implica que el oyente tiene pocas luces para interpretar lo que se le está diciendo, aunque en la mayoría de los casos la explicación sea de una simpleza apabullante.

La versión chilena de la frase, “cachai”, también cuenta con detractores; mientras que la “prima menor” o uno de sus derivados (“¿Me explico o no me explico?”) saca de las casillas a otros.

Esta no es la única frase detestada tanto por hispanos como por angloparlantes. “Whatever” que ocupa el primer puesto para el idioma inglés y que puede traducirse en español en algo así como: “Como tú quieras” o “Me da igual”, cuenta con gran apoyo entre los lectores de BBCmundo.

Sigue leyendo

Anuncios

EL IDIOMA ESPAÑOL, NUESTRA PATRIA COMÚN

Niños leyendo un libro. La lectura quizá sea el único instrumento útil para devolver al personal el gusto y la estima por el lenguaje. Hay que leer para encontrarse, para conocer, para saber más del mundo y también de nosotros. Leer para divertirse. Leer para entender el prodigio de que unos signos sobre un papel tengan el poder maravilloso de producir emociones inolvidables y de que ciertos libros hayan cambiado la vida de los hombres o el rumbo de la historia. Y de paso que la lengua, como se ha dicho tantas veces, es la verdadera patria común, la única en la que la reconciliación y el encuentro son posibles porque a todos, sin exclusiones, pertenece.

Con este elogio de la lectura y el lenguaje que acaban de leer, termina su artículo el profesor José Faraldo, para La Nueva España (www.lne.es)… Lo reproduzco completo para los visitantes de mi blog, por su vigencia en cualquiera de los países hispanohablantes, en particular Cuba, donde numerosas reformas en el sistema educacional buscan a partir de este año que estudiantes, graduados universitarios y profesionales en general, mejoren la ortografía, la redacción, la interpretación y la expresión oral dondequiera que estén…

Sigue leyendo

HAY QUE CUIDAR LA LENGUA

Los que usan la comunicación por mensaje de móvil únicamente utilizan un sistema de abreviaturas.¿Considera que el nuevo lenguaje SMS acabará suplantando a la norma? Una autorizada opinión sobre este aspecto polémico de la irrupción del correo electrónico, la mensajería celular y la internet en la vida moderna, la encontré en un reciente artículo del boletín elcastellano.org. La respuesta corre a cargo del filólogo madrileño Manuel Alvar Ezquerra, lexicógrafo y coautor, del reciente Nuevo Tesoro Lexicográfico del Español, que rastrea la historia de 100.000 palabras de la lengua española:

–¿Es un nuevo lenguaje o es el mismo bajo otra forma? Estamos aprendiendo a hacer escritos de una manera abreviada; esto está inventado desde hace mil años; los amanuenses medievales ya lo hacían. Los que usan la comunicación por mensaje de móvil únicamente utilizan un sistema de abreviaturas. Eso ni es bueno ni es malo, porque la ortografía no es nada más que la transposición de lo que hablamos, es una representación gráfica. Otra cosa es que ese sistema de comunicación sea el que se generalice y la representación suplante a lo representado, porque estaremos empobreciendo la lengua. Cuando nuestra capacidad expresiva se reduce a cuatro signos es muy triste. Hay que cuidar la lengua.

El Catedrático de Lengua Española de la Universidad Complutense de Madrid, Álvar Ezquerra, también respondió otras preguntas (seleccioné algunas) de singular valor para los interesados en la buena salud y el futuro de nuestra lengua materna:

Sigue leyendo

LA “PRUEBA MALA” DEL IDIOMA MATERNO

La lectura es el método infalible para el aprendizaje de la lengua materna, su correcta escritura y formas correctas del habla.Los universitarios «ponchan» por su lengua. La afirmación nada tiene que ver con los chismosos, que, al final, sucumben por el vicio de hablar lo que es o lo que no es. En este caso, resulta una realidad por el temor que se propaga entre estudiantes de las sedes universitarias, pendientes a un examen de Español que determinará su graduación o no en la carrera que cursan.

Reproduzco nuevamente un comentario de mi colega y amiga Rayma Elena, publicado en la edición sabatina de Vanguardia, a propósito del examen de lengua materna que se le exigirá a los estudiantes de nivel superior de cualquier carrera, como parte de una serie de cambios anunciados por el Ministerio de Educación en el próximo curso escolar.

Sigue leyendo

CONTRA LOS EXCESOS EN EL LENGUAJE DE GÉNERO

LectorES y lectorAS de este blog: Desde hace algún tiempo los medios de comunicación se están haciendo eco de una costumbre, que de seguir su curso, convertirá a nuestra bella lengua materna en un enrevesado idioma, difícil de entender, y plagado de repeticiones innecesarias. Se trata del llamado lenguaje de género, impulsado por algunas organizaciones feministas, políticos y otros entes afines, que preconizan una lucha sin tregua contra la Academia de la Lengua Española, acusándola de discriminatoria con el sexo femenino, y la insertan dentro de aquella batalla, que sí es verdadera, por reivindicar los derechos politicos y sociales de la mujer.

Hasta el signo de arroba ha irrumpido en nuestro idioma con un significado absurdo.El tema me viene a la mente cada vez que oigo en la TV Cubana un mensaje que anuncia “el fin de la programación dedicada a los niñOS y las niñAS“… diariamente antes del noticiero de las 8 p.m. Hoy me decido a escribir sobre el tema, pues siempre me ha parecido absurdo ver en este simple detalle gramatical una forma de discriminación y violencia contra las mujeres.

Y todo porque las normas gramaticales del español otorgan al masculino un sentido de género referencial para los dos sexos. Así, por ejemplo, con la palabra hombre podemos designar a una persona del sexo masculino específicamente, pero también contiene una referencia al género o a la especie, que incluye a las personas del sexo opuesto. E igual ocurre con niños, perros, gatos, etc., lo cual hace innecesario estar constantemente repitiendo el mismo sustantivo con la terminación AS para abarcar explícitamente al otro sexo.

Sigue leyendo