Archivo de la etiqueta: gramática

HABLANDO EN SMS

La mesajería a través de los teléfonos celulares es uno de los servicios con más crecimiento en el mundo.El precio del SMS a escala mundial es siempre mucho más bajo que el minuto de llamada, y se mantiene entre los 10 y 20 centavos de dólar, con un máximo de entre 140-160 caracteres por mensaje. Es este atractivo del bajo costo lo que lo ha hecho muy popular. Y a su vez, esa limitación en la cantidad de caracteres que pueden escribirse en cada mensaje es la causante de un fenómeno de contracción del habla escrita muy peculiar.

Amaury E. del Valle es el autor del siguiente artículo: SMS… ¿peligro para el idioma?, alrededor de los mensajes de texto cortos utilizados en la telefonía celular y la consecuente preocupación de lingüistas y amantes del idioma.  “Dde tas?” (¿Dónde estás?). “Qtl tod?” (¿Qué tal está todo?). “Calme x noch” (Llámame por la noche). “Tqm” (Te quiero mucho). “1b” (Un beso). Las anteriores son apenas algunas de las abreviaturas que se utilizan actualmente en los SMS (Short Message Service), uno de los servicios más populares de la telefonía celular, que ha ganado millones de adeptos desde su aparición a principios de la década de los 90.

Utilizados para expresar las más disímiles emociones, y más baratos que las llamadas convencionales en todo el mundo, incluida Cuba, los SMS se han convertido en poco tiempo en una forma de comunicación sui géneris.

Sigue leyendo

Anuncios

LENGUA Y SEXO, ACADÉMICOS Y PERIODISTAS EXPONEN SUS IDEAS

Por el título de la mesa, “El sexo en la lengua“, los jóvenes asistentes al Auditorio Juan Rulfo de Expo Guadalajara, en el marco de la Feria Internacional del Libro, seguro que pensaron que ésta era la oportunidad para llenarse de esos temas que suelen prohibirles sus padres y maestros, y a los cuales acceden de manera casi clandestina.

Tal vez por eso su sorpresa fue mayor cuando la lingüista e historiadora Concepción Company, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua, hizo uso de la voz y comenzó con una letanía de la gramática, materia que suele aborrecerse en los primeros años de formación.

Sin embargo, poco a poco descubrieron que esa lengua a la que se refería la ponente, y de la que pronto harían comentarios sus compañeros de mesa era y es tan divertida e importante como el músculo que habita en la boca y gracias al cual es posible hablar y hacer una que otra maravilla. 

De esta forma, la lingüista presentó primero ante los impacientes asistentes el orden del día a seguir, con lo que motivó a uno que otro jovenzuelo a seguirla partiendo primero de un análisis a partir de la palabra “coger“, que en México ha tenido un “desplazamiento semántico de significado”. Y es que a pesar de que en otras latitudes del mundo -de habla hispana, claro- la palabra se asocia a “tomar” o “agarrar”, aquí está directamente relacionada con el acto sexual, lo que según la especialista se viene arrastrando desde finales del siglo XVIII. 

Ver también: Polisemia y lenguaje de adultos

Sigue leyendo

¿CÓMO DEBEMOS DECIR: «DE 2008» o «DEL 2008»?

En muchas oficinas y redacciones surgió esta duda a la hora de escribir la fecha cuando llegó el año 2000, y aunque parezca tarde, todavía se mantiene casi finalizando la primera década del siglo XXI, y así lo vemos indistintamente en la prensa y en numerosos documentos. Veamos qué orienta al respecto la Real Academia Española: la RAE recomienda suprimir el artículo delante del año 2000 y sucesivos cuando se trate de datación de cartas y documentos, aunque se considera necesario anteponerlo si se menciona expresamente la palabra “año”.

Según señala la Academia en una nota, la preferencia por suprimir el artículo al especificar la fecha en cartas y documentos procede de la Edad Media: “4 de marzo de 1420”, “19 de diciembre de 1999”. Desde el 1º de enero del año 2000, el artículo se sigue suprimiendo y se debe escribir, “20 de noviembre de 2000”, “5 de mayo de 2008”.

Sigue leyendo

CONTRA LOS EXCESOS EN EL LENGUAJE DE GÉNERO

LectorES y lectorAS de este blog: Desde hace algún tiempo los medios de comunicación se están haciendo eco de una costumbre, que de seguir su curso, convertirá a nuestra bella lengua materna en un enrevesado idioma, difícil de entender, y plagado de repeticiones innecesarias. Se trata del llamado lenguaje de género, impulsado por algunas organizaciones feministas, políticos y otros entes afines, que preconizan una lucha sin tregua contra la Academia de la Lengua Española, acusándola de discriminatoria con el sexo femenino, y la insertan dentro de aquella batalla, que sí es verdadera, por reivindicar los derechos politicos y sociales de la mujer.

Hasta el signo de arroba ha irrumpido en nuestro idioma con un significado absurdo.El tema me viene a la mente cada vez que oigo en la TV Cubana un mensaje que anuncia “el fin de la programación dedicada a los niñOS y las niñAS“… diariamente antes del noticiero de las 8 p.m. Hoy me decido a escribir sobre el tema, pues siempre me ha parecido absurdo ver en este simple detalle gramatical una forma de discriminación y violencia contra las mujeres.

Y todo porque las normas gramaticales del español otorgan al masculino un sentido de género referencial para los dos sexos. Así, por ejemplo, con la palabra hombre podemos designar a una persona del sexo masculino específicamente, pero también contiene una referencia al género o a la especie, que incluye a las personas del sexo opuesto. E igual ocurre con niños, perros, gatos, etc., lo cual hace innecesario estar constantemente repitiendo el mismo sustantivo con la terminación AS para abarcar explícitamente al otro sexo.

Sigue leyendo