Archivo de la etiqueta: Me desordeno

FELIZ DÍA DE LOS ENAMORADOS

Felicidades a todos los enamorados. Dibujo: Adalberto Linares

Dos poemas de amor antológicos de Carilda Oliver Labra para los enamorados y enamoradas que lean mi blog:

ME DESORDENO, AMOR, ME DESORDENO

Me desordeno, amor, me desordeno
cuando voy en tu boca, demorada;
y casi sin querer, casi por nada,
te toco con la punta de mi seno.

Te toco con la punta de mi seno
y con mi soledad desamparada;
y acaso sin estar enamorada
me desordeno, amor, me desordeno.

Y mi suerte de fruta respetada
arde en tu mano lúbrica y turbada
como una mal promesa de veneno;

y aunque quiero besarte arrodillada,
cuando voy en tu boca, demorada,
me desordeno, amor, me desordeno.

CALLADOS POR LA TARDE, GRAVEMENTE

Callados, por la tarde, gravemente,
sin elegir el sitio de la tierra,
tú y yo nos besaremos como en guerra
hasta quedarnos fríos frente a frente.

Yo, cada vez más tumba que se ahonda,
tú, cada vez más carne renovada,
acaso llames y jamás responda
cuando te vuelvas en mi cuerpo nada.

He de tragar entonces, con locura,
en tu vaso de tórrida hermosura
la sangre poderosa que se queja;

y daré media vuelta hacia lo inerte,
perdida en esa luz que te refleja,
tan hambrienta de ti como la muerte.

LA REAL Y LA IMAGINADA CARILDA OLIVER LABRA

La poetisa matancera Carilda Oliver Labra, druante su presentación en el programa Con dos que se quieran basta, de la televisión cubana. Foto: Petí, de Cubadebate.Es la persona que más han solicitado —así la presentó Amaury Pérez en su habitual espacio de Con dos que se quieran basta, de la televisión Cubana: Los ojos más bellos de la literatura cubana: una mujer extraordinariamente hermosa, una escritora de excelencia. Para cualquiera es emotivo presentarla, tenerla delante. Una mujer que irradia dulzura y ternura, la eminente poetisa cubana, matancera Carilda Oliver Labra.

CARILDA:

…a la gente le ha parecido muy natural que yo tenga romances de acuerdo con los versos que he escrito y esos versos están escritos para mis esposos, para las personas que yo he amado y que me han amado.

… muy jovencita escribí el tal “Me desordeno…” y la gente siguió desordenándose por su cuenta (risas), pero me han echado la culpa a mí de todo. La cantidad de hombres que me han dicho a mí y de mujeres: Ay, le agradezco su Me desordeno, porque con esa poesía yo he enamorado y he hecho, y qué sé yo. Y a mí me da risa, porque esa poesía es hasta inocente, es inocente incluso esa parte que dice: “Cuando quiero besarte arrodillada“…

—Estoy sentada en el cine viendo una película, y me viene un solo verso y me levanto y voy para mi casa a escribir, porque después se me olvida. Es así, eso va en aumento, porque la inspiración es como que se consolida en determinado momento, ya es como una efervescencia, como una llama que crece, que crece y que luego no se vuelve humo, sino se vuelve luz. Y ese verso de la luz, a veces, aparece en el segundo terceto, en el último, o aparece en el primer cuarteto, en cualquier parte, pero uno tiene que darse cuenta y dice: este es el final y lo pone al final y después empieza la rima de abajo para arriba.

Gracias a Amaury por habernos presentado para toda Cuba a esta Carilda real, más allá de esa mitología erótica que no dejará nunca de acompañarla.

Adiós locura de mis treinta años,
Besado en julio bajo luna llena,
Al tiempo de la herida y la azucena
Adiós mi venda de taparme daños.
Adiós mi excusa, mi desorden bello,
mi alarma tierna, mi ignorante fruta
Estrella transitoria que se enluta,
Esperanza de todo por mi cuello.
Adiós muchacho de la cita corta,
Adiós pequeña ayuda de mi aorta,
Tristísimo juguete violentado
Adiós verde placer, falso delito
Adiós sin una queja, sin un grito
Adiós mi sueño nunca abandonado.

Ver texto completo de la entrevista en Cubadebate.cu
Biografía, poemas, fotos, valoraciones en Cubaliteraria.cu
Poemas con voz de Carilda Oliver Labra en Palabra Virtual