Archivo de la etiqueta: parrandas

A RENÉ BATISTA: CRÓNICA DE CAMPO MÁS QUE DE CIUDAD

René Batista Moreno. Caricatura Pedro MéndezCAMAJUANÍ, Villa Clara.— Todavía conservo entre mis rudimentarios archivos personales aquella entrevista que en diciembre de 2004, cuando apenas concluía el semestre inicial del primer año de Periodismo, realizara con las premuras propias de un ejercicio académico al periodista, poeta e investigador folclórico camajuanense, ya fallecido, René Batista Moreno.

Con cuántas incertidumbres e inquietudes iría a aquel encuentro en el que por primera vez asumía el difícil rol de las preguntas frente a un intelectual maduro con más de 30 obras publicadas, quien de no ser por el capricho de una aguda enfermedad que lo llevó en pocos días a la muerte, hoy estaría arribando a sus 70 años.

Hombre instruido desde la constancia del autodidactismo, dado a la conversación más simple y encumbrada, de carácter serio y gentil al mismo tiempo. Vigilante popular que en su andar escrutador de tradiciones, entre tertulias, cafés y otros desvelos literarios, jamás reparó en aconsejar y advertir, en atraer al buen camino a los más jóvenes.

Por Yoelvis L. Moreno Fernández

Sigue leyendo

LA HISTORIA DE CAMAJUANÍ NO PODRÁ ESCRIBIRSE SIN MENCIONAR A RENÉ BATISTA

René Batista Moreno, visto por el caricaturista y amigo Adalberto Linares.Cuando el Generalísimo Máximo Gómez fue informado de la injusta y extemporánea resolución que lo relevaba como jefe de todas las fuerzas mambisa, tomada por la Asamblea del Cerro, solo atinó a decir: “Ahora podrán destituirme, pero yo quiero saber cómo van a escribir la historia de Cuba sin mencionar mi nombre”…

De René Batista Moreno  —enfatizaba recientemente su coterráneo Ernesto Miguel Fleites en la Jornada de la Cultura Cubana—, puede escribirse algo parecido. Nuestro homenajeado ofreció su obra y su sonrisa, y maquilló en silencio las maledicencias que quisieron excluirlo. ¡Así triunfó!

Así triunfó y me niego a tildarlo de engreído porque nunca asistió a los homenajes; como también me niego a creer que se “acabó la jodedera”, porque la muerte arrancó de cuajo la jarana personificada a flor de labios, en un isleño testarudo que se aferró a dejarnos huérfanos cuando más nos hacía falta.

Las razones tejen esta leyenda: hubo una vez un hombre cuya existencia se confundió con las fábulas de su pueblo; entonces quiso escribir libros y más libros donde todo fuera la sencillez de ser anónimo. Allí se juntaron a festejar el músico Cheo Pandilla, que a decir del poeta Yamil Díaz, aspiraba a que sus coterráneos olieran a lirios y mariposas; el capitán mambí Toribio Garañón, quien se acostó con la yegua de Martínez Campos, en lo que resultó un triunfo sonado de las huestes mambisas; el hombre que vio y habló con Dios, y recibió a cambio una carta de Juan Pablo II donde le expresaba su envidia por el hecho; y otras tantas almas que hoy ríen agradecidas de existir y perpetuarse por los siglos.

Sigue leyendo

PARRANDAS DE CAMAJUANÍ

Carroza El Conde Drácula, del barrio Los Chivos.Nuevamente los Chivos y Sapos, barrios tradicionales de las parrandas de Camajuaní volvieron a enfrentarse con sus armas de siempre: carrozas, changüíes y fuegos artificiales. Los ganadores: miles de camajuanenses y visitantes de otras regiones de la provincia y del país que disfrutaron de un espectáculo grandioso y de varios días de festejos, únicos por su colorido y cubanía.

Camajuaní vibró con las fieras broncas entre Chivos y Sapos, tan bien descritas por el escritor e investigador René Batista Moreno, a cuya autoría pertenece esta breve historia parrandera que les transcribo a continuación… Y gracias a su hijo Alejandro, un entusiasta participante, puedo entregarles también estas imágenes que me ha enviado vía correo electrónico, sobre la carroza El conde Drácula, del barrio Los Chivos.

Sigue leyendo

LA PARRANDA REMEDIANA EN UN LIBRO DEL CENTRO CULTURAL JUAN MARINELLO


Las parrandas remedianas, nuevo título de la editorial del Centro Cultural Juan Marinello.La africanía en las parrandas remedianas es el primer paso de un apasionante recorrido que permitirá estudiar el hervidero de identidades remedianas, cubanas, caribeñas y latinoamericanas. Así lo aseguran en el prólogo los autores de esta investigación: Erick González Bello y Sulma Rojas Molina.

La parranda —aseveran— es el hecho o manifestación social más importante para el remediano, que vive, trabaja, respira, sueña y se crece en torno a su fiesta anual. Y reviste una extraordinaria significación para obreros, campesinos, estudiantes, amas de casa, jubilados, trabajadores por cuenta propia, intelectuales, blancos, negros, chinos…, pues en la misma no existen barreras para la unidad poblacional.

Este título, editado por la escritora Dulcila Cañizares y diseñado por el autor de este blog, para el Centro Cultural Juan Marinello, estará pronto a disposición de los lectores.

Además del texto, un documentado estudio de esta manifestación cultural propia de esta zona villaclareña —también son famosas las parrandas de Camajuaní, Vueltas, Taguayabón y Caibarién—, el libro cuenta con una valiosa muestra fotográfica que ilustra la evolución histórica del acontecimiento desde la llegada de los primeros esclavos a la zona, así como los instrumentos musicales utilizados por los parranderos en sus changüies y comparsas.

Sigue leyendo

LAS PARRANDAS REMEDIANAS

 

Los remedianos celebran su parranda todos los años.La parranda es el hecho o manifestación social más importante para el remediano, que vive, trabaja, respira, sueña y se crece en torno a su fiesta anual. La parranda cobra una extraordinaria significación para obreros, campesinos, estudiantes, amas de casa, jubilados, trabajadores por cuenta propia, intelectuales, blancos, negros, chinos…, pues en la misma no existen barreras para la unidad poblacional. Ni aun las fiestas sanjuaneras, mucho más antiguas, han logrado raptar el corazón del pueblo, como las parrandas… El siguiente fragmento pertenece al libro: Africania en las parrandas remedianas, de próxima publicación, escrito por los investigadores Erick González Bello y Sulma Rojas Molina.

 

Las parrandas surgieron alrededor de 1820, cuando un sacerdote llamado Francisco Vigil de Quiñónez (Francisquito) contrató a un grupo de niños para que, en las frescas madrugadas del 16 al 24 de diciembre, hicieran un ruido enloquecedor, para despertar a los vecinos de la villa, que preferían dormir y no participaban en las misas de Aguinaldo. Aunque Martínez Escobar sitúa estos alborotos desde el siglo xviii, la tradición, la prensa y los historiadores locales los ubican en la tercera década del siglo xix. No sabemos si el joven sacerdote logró el sentido religioso, pero aquel alboroto evolucionó y trascendió como una genuina tradición folklórica.

Sigue leyendo

Libros: LA AFRICANÍA EN LAS PARRANDAS REMEDIANAS

La africanía en las parrandas remedianasLas parrandas de Remedios han formado parte del pueblo, se han integrado a sus costumbres y hábitos, fueron emblema de guerra, protesta y reafirmación; muestran rasgos de diferentes etnias y significan identidad popular; expresan la complicidad de los sonidos y ruidos que conforman la banda sonora de este teatro popular, porque representan un evento de alto valor teatral; consisten en un exponente del folklore caribeño, constituyen un testimonio vivo del proceso de conformación de la identidad local y regional, aparte de destacarse como una de las tres Fiestas Nacionales de Cuba.

En La africanía en las parrandas remedianas, los autores estudian este fenómeno cultural popular de manera exhaustiva y precisa, y aportan un amplio conjunto de fotos e ilustraciones. Los remedianos Erick González Bello y Sulma Rojas Molina son profesores de la Universidad Central de Las Villas, Santa Clara, Villa Clara, y museólogos del Museo de las Parrandas Remedianas.

Completan este equipo de trabajo para la editorial del Centro de Investigaciones para la Cultura «Juan Marinello», la editora, Dulcila Cañizares, investigadora y poetisa, de amplia trayectoria en las letras cubanas; y el diseñador y periodista Jorge García Sosa, autor de este blog…