Archivo de la etiqueta: René Cadima

RENÉ CADIMA, EL BOLIVIANO QUE RETRATÓ AL CHE DESPUÉS DE SU ASESINATO

Instantánea tomada por el boliviano René Cadima, al Che tras su asesinato.El periodista José Antonio Fulgueiras entrevistó en Bolivia al fotógrafo que tomó una impactante instantánea del Che después de ser asesinado. René Cadima, rememora desde su lecho aquellos trágicos momentos y narra cómo se las arregló para evitar que sus negativos fueran velados por oficiales del ejército. La entrevista la publica hoy la edición digital del periódico Vanguardia de Villa Clara, con el título: EL HOMBRE QUE RETRATÓ A DIOS, en ocasión del aniversario 43 de la desaparición física del Guerrillero Heroico. El negativo que se muestra fue guardado celosamente por Cadima, aunque —según relata— otro de esos originales, este en colores, lo entregó a un fotógrafo norteamericano que nunca se lo devolvió.

He aquí un fragmento de su relato al periodista:

Este es el negativo que aún conserva René Cadima, fotografiado por José A. Fulgueiras.“Como a las cinco de la tarde lo trajeron amarrado a una pata del helicóptero. Ya en el aeropuerto lo supimos muerto. Yo destapé mi cámara, pero el Servicio de Inteligencia ordenó: “Nadie le saque foto, porque le vamos a quitar el rollo o la cámara, así es que quieto.”

Pero Cadima era mucho fotógrafo y siguió al cadáver heroico hasta el hospital Señor de Malta en Vallegrande.

“Salí a la carrera y frente al hospital veo más de 300 personas vallegrandinas que querían conocer quién era el Che. Una monja vino, se arrodilló con las manos juntas, y dijo: “Ay dios mío, que me perdone”, y se persignó. Luego me dijo; “Mire, don René, parece un Cristo.” “No le veo ningún parecido”, le respondí, pero ella siguió persignándose y susurrando: “Es Cristo, es Cristo.”

Un soldado me pidió: “Sáquele ahí una foto”, yo lo miro nomás y unas mujeres me dicen: “Sáquele, aproveche.” Y apreté el gatillo. Llegaron unos oficiales y se enojaron. “¿Quién fue el que sacó esa foto?. “¡Yo!”, les dije, y antes de que me dijeran traiga su cámara, la abrí y les dije: “Señor, disculpe, pero el rollo se veló.”

Publicado en http://www.vanguardia.co.cu

Sigue leyendo