Archivo de la etiqueta: Signos

A RENÉ BATISTA: CRÓNICA DE CAMPO MÁS QUE DE CIUDAD

René Batista Moreno. Caricatura Pedro MéndezCAMAJUANÍ, Villa Clara.— Todavía conservo entre mis rudimentarios archivos personales aquella entrevista que en diciembre de 2004, cuando apenas concluía el semestre inicial del primer año de Periodismo, realizara con las premuras propias de un ejercicio académico al periodista, poeta e investigador folclórico camajuanense, ya fallecido, René Batista Moreno.

Con cuántas incertidumbres e inquietudes iría a aquel encuentro en el que por primera vez asumía el difícil rol de las preguntas frente a un intelectual maduro con más de 30 obras publicadas, quien de no ser por el capricho de una aguda enfermedad que lo llevó en pocos días a la muerte, hoy estaría arribando a sus 70 años.

Hombre instruido desde la constancia del autodidactismo, dado a la conversación más simple y encumbrada, de carácter serio y gentil al mismo tiempo. Vigilante popular que en su andar escrutador de tradiciones, entre tertulias, cafés y otros desvelos literarios, jamás reparó en aconsejar y advertir, en atraer al buen camino a los más jóvenes.

Por Yoelvis L. Moreno Fernández

Sigue leyendo

UN BESTIARIO A LA MANERA DE RENÉ BATISTA

Presentación del libro de El libro La fiesta del tocororo, de René Batista Moreno, fue presentado en el Centro de Estudios Martianos, durante la Feria de La Habana, con estas palabras de la ivestigadora Dulcila Cañizares, amiga del escritor fallecido recientemente en su natal Camajuaní, provincia de Villa Clara. Allí también, Alejandro Batista reveló detalles del proceso de creación de esta obra, que su padre comenzó a gestar a partir de un volumen anterior publicado por la editorial Capiro, Cuentos de guajiros para pasar la noche.

Los lectores villaclareños tendrán acceso a estas obras cuando la semana próxima la fiesta del libro se traslade a Santa Clara.

UN LIBRO INUSITADO Y SORPRENDENTE: EL PRIMER BESTIARIO CUBANO

Por Dulcila Cañizares

Gracias al Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau tenemos el honor de presentar un libro inusitado y sorprendente: el primer bestiario cubano.
Sabemos de jigües, güijes y madres de agua, pero confieso que jamás había escuchado mencionar al cabraco, al surugú, al cucubá, al makariaco ni al júa, por sólo nombrar algunos de los ciento veinticinco seres surgidos de la imaginaría rural, cuyo inicio tuvo lugar —conservados gracias a nuestra oralidad popular— en la época de los conquistadores.

Sigue leyendo

PRESENTAN LA FIESTA DEL TOCORORO, DE RENÉ BATISTA, EN LA FERIA INTERNACIONAL DE LIBRO EN LA HABANA

Presentación del libro de La fiesta del tocororo, de René Batista Moreno, una recopilación de personajes de leyenda que conforman el bestiario cubano, fue presentado en el entorno de la Feria Internacional del Libro en La Habana. El proyecto que antecedió a este libro se alzó con el Premio Memoria 2009, del Centro Cultual Pablo de la Torriente Brau, y constituye la última obra del prolífico escritor,  quien falleció en mayo de 2010.

La presentación del libro, ocurrida en el Centro de Estudios Martianos de la capital cubana, estuvo a cargo de la escritora e investigadora Dulcila Cañizares, entrañable amiga del autor, quien destacó la labor de René en la búsqueda incansable de nuestras raíces, mientras que el hijo del autor, Alejandro Batista, agradeció al Centro Pablo por el esfuerzo realizado para tener este libro listo para la feria.

Les presento aquí un artículo de Dulcila Cañizares y las palabras que dirigió al público presente el hijo de René, Alejandro Batista, con las cuales,  rindieron homenaje a uno de los más acuciosos investigadores de nuestras raíces y del folklore campesino en la región central de Cuba.

RENÉ O LA MAGIA DE LA FABULACIÓN

Por Dulcila Cañizares

Portada de La fiesta del tocororo, libro de René Batista Moreno.René Batista Moreno (Camajuaní, 1941-2010) fue un seguidor y fiel amigo de Samuel Feijóo, infatiglable investigador del folclor campesino. Pero René, con su olfato guajiro, sabía con certeza hacia dónde enrumbar sus pasos, ya que, además, conocía la zona de Camajuaní, Vueltas, Remedios y los alrededores desde pequeño.

Comenzó sus andanzas en octubre de 1963 hasta marzo de 2003, no sólo en la antigua provincia de Las Villas, sino también en alejadas provincias de las regiones occidentales y orientales. Iba, con una libreta escolar en el bolsillo trasero del pantalón, un bolígrafo o un lápiz y su inseparable gorrita en la cabeza, lomas arriba y abajo, por trillos y senderitos, sin que le importara que de pronto irrumpiera un insolente aguacero, pues él continuaba su ruta hasta donde sabía que iba a encontrar cuentos, fábulas, leyendas, refranes, acertijos y de cuanto puede inventar la imaginación humana.

Sigue leyendo

REVISTA SIGNOS NÚMERO 59: “ARTES, TARECOS Y ARTIULUGIOS”

Portada del número 59 de la Revista Signos, editada en Santa Clara, Cuba. Fue fundada por Samuel Feijoo.Piezas artísticas, artesanías, herramientas, ornamentos y enseres diversos acompañan al hombre en la labor y en las horas de ocio, objetos de todo tipo sin los cuales su existencia sería inimaginable. Pluma, pincel y lente se aprestan ahora a reflejar en el número 59 de Signos —muestrario incompleto para pesar de nuestra revista— los disímiles tarecos creados por los ingeniosos cubanos del campo y la ciudad.

El próximo lunes 15 de noviembre, a las 4.00 p.m. se presentará en la librería Pepe Medina, de Santa Clara, el número 59 de Signos, publicación fundada hace 41 años por el periodista, escritor, pintor y folclorista cubano Samuel Feijóo.

En esta ocasión bajo el enunciado de «Artes, tarecos, artilugios», la revista incluye textos de Joel Sequeda, Ernesto Miguel Fleites, Jesús Guanche, Teresa de Jesús Hernández, Roberto Ávalos, Yaysis Ojeda, Juan Eduardo Bernal, Rolando González Reyes, Rogelio Menéndez Gallo y Amador Hernández Hernández. También incluye dibujos de Lisy Cuba y Alejandro Batista, y una muestra de la obra del fotógrafo Eridaneo Sacramento.

MARÍA LÓPEZ: EL PRODIGIO DE UNAS MANOS

Desde su natal Camajuaní, María López diseña y elabora sus flores para las parrandas.En manos de María López, viuda del recientemente fallecido escritor René Batista Moreno, parece habitar el duende mágico que mueve los utensilios del artista plástico. Si bien nació con ciertas habilidades manuales – confiesa – jamás osó asociarlas con nada real y ambiciosamente artístico.

Solo Samuel Feijoo, quien visitara frecuentemente su casa, allá por los años 70, descubrió por casualidad un dibujo suyo, y elogió – dicho con palabras del propio zarapico – la candidez del tema y la sobriedad del trazo.

Nada de esto sirvió para que María pensara más en serio en el arte. Nada, ni la insistencia de su esposo, ni el hecho de que, en visitas posteriores, Feijoo se confesara admirador de sus dibujos y sin permiso alguno se los llevara, sirvió para que María pusiese más asunto al don maravilloso de sus manos. Mujer sencilla, de casa – como ella misma se calificaría – jamás se creyó con dotes genuinos para incursionar en el arte.

Por Joel Sequeda

Sigue leyendo