Archivo de la etiqueta: villache

CHE: PARA SIEMPRE EN EL AIRE DEL MUNDO

Ernesto Che Guevara. Ernesto Guevara, durante la guerra revolucionaria en Cuba comenzó a escribir la más bella historia de lucha con el nombre del Che, para engrandecerse bajo los seudónimos de «Ramón», «Tatu» y «Fernando» en lejanos parajes del Congo y Bolivia, donde cayera un 8 de octubre de 1967.
Mucho se ha escrito sobre el indiscutible héroe del presente siglo durante los 41años que nos separan de su caída. El Che, en Cuba y en todas las latitudes del planeta se tornó en símbolo y bandera de múltiples y vehementes anhelos. Su imagen encarna hoy los sentimientos más puros y desinteresados del ser humano.
Pero Ernesto fue también niño, adolescente, joven y adulto divertido, jovial, serio, tesonero, familiar, hasta mordaz, y con una infinita capacidad de amar. Supo forjar con delectación de artista, carácter y sentimientos que le hicieron sentir bajo sus talones el costillar de Rocinante y emprender el camino blandiendo la adarga contra los explotadores sin importarle entregar su vida a cambio.

Sigue leyendo

EL MEMORIAL

Monumento al Che Guevara en la Plaza que lleva su nombre, en Santa Clara.

Poema de Enrique Núñez Rodríguez

Está bien, Santa Clara,
de acuerdo:
Aunque la libertad de creación
merece todo mi respeto
quisiera sugerirle al escultor amigo
teniendo en cuenta que ha de ser mi monumento
que diseñe un lugar para el combate
por la causa del pueblo,
una trinchera,
más bien un campamento,
un sitio de batalla
donde no habrá reposo ni en paz descanse
para el guerrillero.
Advierto, desde ahora,
que he de tener a mi mano un fusil
y que he de estar despierto
para espantar plegarias
y lágrimas y ruegos,
promesas y amuletos,
milagros y oraciones,
porque no soy un santo
ni estoy muerto.
Llévenme resultados
surcos de fuego, cañas cortadas,
fábricas que se abren,
aulas colmadas,
trabajo voluntario,
semillas que germinan,
sonrisas y alboradas,
poemas y canciones,
y patrias liberadas.
Al enemigo solo el hierro y la bala.
Está bien, Santa Clara,
¡De acuerdo!
Es un buen sitio
para echar a andar
de nuevo
mis guerrilleros huesos.