Los oficios en Cuba… Tabaqueros

Tabaquero, Cuba.

El oficio de tabaquero está muy ligado en Cuba a las tradiciones y al desarrollo de la economía.

Los oficios son las profesiones de ayer y de hoy, sin lugar a dudas forman parte indispensable de la cotidianidad de cada uno de los pueblos del mundo.

“En la descripción de La Habana en 1598, mencionada por La Torre en su libro “La Habana Antigua y Moderna”, se lee: “aquí carecemos de todo y principalmente de artistas: el trabajo de mano es carísimo; por la hechura de una ropilla entera de raso, lleva el maestro Aguilera veinte escudos de oro”.

El Cabildo Habanero autorizó para ejercer de barbero y cirujano, y así lo hizo en 1552 en favor de Juan Gómez, pero no fue hasta 1570 que ejerció de barbero, cirujano y boticario, que para todo ello tenía título concedido en la Universidad de Alcalá de Henares, un licenciado Gamarra, dando indicios asíde nuestros primeros oficios.

Yoanki Fernández Arias, Centroarte

Pero tres años más tarde de lo ocurrido con Julián Gómez en1573 había en La Habana sastres, zapateros, herreros y calafates, lo prueba el acuerdo del Cabildo de 10 de abril de 1573 para que el día de Corpus Cristi esos oficiales sacaran invenciones para aumentar el regocijo y la fiesta.

El aprendizaje de un oficio no era cosa fácil en los últimos tiempos de la colonia. Quien lo intentaba tenía que trabajar sin paga alguna a veces durante varios años. Y aun así el ingreso en un taller o fábrica como aprendiz no era cosa fácil, pues había que vencer la preferencia que se daba a los parientes de los dueños y a los de los maestros operarios, españoles por lo general. Quedaban para los criollos los trabajos más rudos, como simples jornaleros, si bien tenían la casi exclusividad como sastres, músicos, tabaqueros.

Para conocer lo referente al oficio o profesión de ser tabaqueros o tabaquerasse debe partir del estudio del origen y evolución histórica en Cuba y en nuestra localidad sobre la planta del tabaco para posteriormente introducirnos al léxico de oficios.

Nicotina Tabacum es el nombre científico de la preciada planta conocida en el mundo como la planta del tabaco. Esta planta, que según los estudiosos es oriunda de Suramérica, era llamada Cohiba por nuestros aborígenes.

El tabaco era cultivado en pequeños conucos en medio de los sembrados de yuca, su uso era ritual, medicinal, y quedó su consumo como una costumbre entre las comunidades más evolucionadas de Cuba.

Las primeras noticias sobre el tabaco para el mundo occidental provienen del descubrimiento de América en 1492. Cuando Cristóbal Colón pisó tierra americana en Guanahaní, los indios de esta isla lo saludaron con un rito ofreciéndole unas hierbas, que bien podría tratarse de tabaco.

Dar hojas de tabaco o un cigarro para fumar era un gesto de paz entre los indios. Sin embargo, Colón no supo lo que era el tabaco, ni sus cualidades, hasta la noche del 5 de noviembre de 1492, cuando se lo mostraron los conquistadores españoles que lo acompañaban. Fray Bartolomé de las Casas, describe en su obra /Historia de las Indias/, como los españoles Luis de Torres y Rodrigo de Xerez descubren a los indios consumiendo tabaco.

Los pueblos conquistados denominaban a esta planta de diferentes formas según el lugar: cohiva o covija en el Caribe, kuts o sillar los mayas, pisietl y velt los aztecas, saiti los incas, vuri en Colombia, petum en Brasil y uppowoo en Virginia. Cada pueblo tenía un ritual para su consumo, asociando connotaciones medicinales, místicas o sociales: recordemos como la tradición de “fumar la pipa de la paz” se ha mantenido desde tiempos remotos.

Tras observar esta extraña costumbre de los indios, los descubridores del Nuevo Mundo se iniciaron también en este hábito y se animaron a llevar algunas hojas y semillas de esta planta a España. Rodrigo de Xerez las plantó en su villa de Ayamonte, por lo cual fue condenado por la Santa Inquisición, que no vio con buenos ojos aquel diabólico vicio, manifestando en un texto del Tribunal: “Sólo Satanás puede conferir al hombre la facultad de expulsar humo por la boca”.

A partir de entonces es que se tiene referencia sobre el oficio de ser tabaqueros,pues estos para poder fumarlo tenían que torcerlos, fueron los indios losprimeros que comenzaron a desarrollar este oficio sin asumir tal responsabilidad pues lo desarrollaban por instintoen su uso.

Pero no es hastael sigloXVII que se afianza el cultivo del tabaco y de aquí el oficio de ser tabaqueros pues las primeras referencias como tal se tienen en La Habana y sus alrededores de aquí que esta devienen importantes zonas del cultivo (Santiago de las Vegas, Bejucal y San Miguel del Padrón).Existen además evidencias de estos cultivos en los valles intramontanos como San Felipe y Viñales.

No es casual encontrar cultivos de tabaco en la zona de Guane y su relación con corsarios y piratas que abundaban por estas zonas en los siglos XVII y XVIII.

Fueron los marinos los encargados de difundir la calidad del tabaco de Occidente desde principios del siglo XVII. Ellos apreciaron la calidad de la hoja dándola a conocer en los lugares que visitaban, por lo que el número de clientes fue cada vez más numeroso.

Los vegueros de Guane tienen fama desde el siglo XVIII por sus cosechas y calidad de la hoja que producen. Las rebeliones vegueras de La Habana en 1717, 1720 y 1723 y la persecución a los productores los llevaron a emigrar a Vueltabajo buscando tierras y espacio para el cultivo del tabaco.

El siglo XVIII es definitivo en la configuración de Vueltabajo como centro productor de tabaco. La metrópoli con su política de estanco situó una factoría en Guane para controlar la compra – venta y evitar el contrabando que ya era muy frecuente.

La intendencia de hacienda, en la segunda mitad del siglo XVIII, como organismo director de la factoría reorganizaría el estanco del tabaco después de 1760; se establece factorías en distintos lugares tales como Los Palacios, Consolación, Pinar del Río, San Juan y Guane. Hasta finales de la década de los 80 se mantiene una actividad productiva y comercial ascendente. La baja de los precios, el contrabando y la demora de la llegada del dinero a los campesinos conducen a la declinación de la producción a partir de los años 90 y se extiende hasta inicios del siglo XIX

La supresión del estanco en 1817 abrió un período en que se crearían ciertas condiciones: existencia de recursos financieros, obtención de tierras idóneas para el cultivo, precios elevados del producto que facilitaban el aumento de la producción y comercialización, entre otros factores.

El desarrollo del proceso industrial hace aparecer fábricas y marcas de cigarros y tabacos, en su mayoría vinculadas a la producción de un número considerable de vegas vueltabajeras aumentan los oficios de ser tabaqueros- ras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s